La amenaza velada de AMLO a los empresarios

A cinco meses de la elección federal de 2024, el presidente Andrés Manuel López Obrador empieza a jugar con agresividad su partida de ajedrez político y, con unos cuantos movimientos, planea lograr un jaque mate. Su estrategia son las reformas que va a presentar con más detalle el próximo 5 de febrero, pero sobre todo una: la de pensiones.

Aun con la marea obradorista de 2018, el presidente no pudo alcanzar con Morena y aliados la mayoría calificada en el Congreso (solo en la Cámara de Diputados, que luego perdió en las elecciones intermedias), por lo que requiere de estrategias más violentas que le permitan contrarrestar el desgaste que ha tenido en el gobierno y superar la votación de hace seis años.

La apuesta es otra vez por el populismo, para obtener el voto masivo de una clase trabajadora que sueña con recuperar aquellos beneficios que ha llegado a escuchar de la Ley de 1973 y con conseguir una pensión de jubilación equiparable al salario que obtiene en su situación activa.

Se trata de una estrategia de psicología inversa, en la que AMLO busca ganar con la derrota. Una reforma constitucional en esa materia no pasará en el Congreso de la Unión, pero la idea es cargarle a la oposición el alto costo de rechazarla.

Una vez más, las soluciones erróneas pero sencillas buscan engañar al electorado. No existe capacidad financiera en el país para implementar un sistema de pensiones como el que López Obrador ha venido delineando, sobre todo si no se contempla incrementar la base de contribución.

El déficit presupuestal ya está de por sí comprometido en extremo con los 2 billones de pesos que se destinan a las denominadas Pensiones del Bienestar, mismos que se irán incrementando conforme la población vaya envejeciendo. A estos números se suma, en el hipotético caso de que se apruebe la reforma de AMLO para las pensiones laborales, una aportación anual del gobierno de alrededor de 300 mil millones de pesos.

El resultado de este sangrado financiero no sería otro más que la falta de inversión en servicios públicos y, posteriormente, la quiebra técnica del país, en un momento tan cercano en tiempo como la eventual presidencia de Claudia Sheinbaum. Ni los casi 6 billones de pesos que se tienen guardados en las cuentas Afore serían suficiente para resistir un sexenio.

Este último es el mensaje que AMLO está enviando a los empresarios que temen la desaparición del Sistema de Ahorro para el Retiro y el incremento desmedido de sus aportaciones para la pensión laboral. Al igual que el mensaje a los trabajadores, el que se dirige a la iniciativa privada es de corte electoral y financiero.

López Obrador no olvida que entre los factores que evitaron su arribo a la Presidencia, principalmente en 2006, estuvo una campaña de desprestigio que fue financiada por algunos empresarios, por lo que, a pesar de que parece que la mayoría ya están alineados a su gobierno, prefiere que piensen dos veces si les queda alguna intención de jugar en el bando contrario, con Xóchitl Gálvez.

De percatarse el presidente que los empresarios empujan de más a la alianza opositora, sobre ellos caería la carga de la pensión al 100% del salario, o bien se llegaría al extremo de jalar hacia el Estado la administración de las Afores para invertir sus recursos en los proyectos de infraestructura pública, con el consecuente daño para el ahorro de los trabajadores.

El texto de esta reforma de pensiones, aunque de corte electoral, vendrá de las plumas favoritas de la 4T en materia financiera: Raquel BuenrostroJuan Pablo de Botton y, por último, Gerardo Esquivel, quien es el único que le entiende bien a este tema y en otros momentos se ha decantado por un aumento en la edad de jubilación, impuestos generales y acceso universal, algo que, en el contexto actual, luce aún más improbable.

Posdata 1

El empresario más rico de México y consejero del presidente López Obrador, Carlos Slim Helú, no está de acuerdo con este tipo de reformas, lo cual ya ha hecho patente en otras ocasiones.

De entrada, Slim considera como una “tontería” que se recorte el número de horas que laboran los trabajadores. Por lo menos esa crítica la hizo en el contexto de una reforma similar a la que se propone en México –de reducir de 48 a 40 horas la jornada semanal– en España por parte de los partidos populistas, el PSOE y Sumar.

Slim más bien propone aumentar la edad de jubilación hasta los 75 años, para que el costo para el Estado y las nuevas generaciones no sea tan alto. “En todos los países que tienen políticas sociales de pensiones el pasivo laboral provocado por la jubilación es muy alto, muy por encima de los recursos del Estado y por eso es muy importante que el retiro no sea tan temprano”, considera el multimillonario.

¿Le harán caso el presidente y la 4T?

Posdata 2

Más de una ceja levantó ayer la precandidata presidencial, Claudia Sheinbaum, al reconocer que tanto el financiamiento público como privado deben desempeñar un rol preponderante en el avance del país hacia las energías limpias.

En un evento con empresarios de México y Estados Unidos, la morenista dijo que el país debe agilizar su transición hacia este tipo de energías y continuar con el debate sobre la eficiencia energética.

La exjefa de gobierno, que ha sido coautora de una investigación premiada sobre el cambio climático, se enfrenta a la decisión de continuar con la política energética del presidente López Obrador o apostar por las energías limpias.

Y aunque no lo diga ahora, por las susceptibilidades que puede generar, de llegar a la Presidencia, Sheinbaum tendrá que promover una cirugía mayor a Pemex y a CFE. Será de vida o muerte, sobre todo para la petrolera.

Posdata 3

Hoy se conmemora el décimo aniversario luctuoso de don José Sulaimán, el máximo dirigente boxístico de la historia.

Presidente del Consejo Mundial de Boxeo desde 1975 hasta el día de su fallecimiento, a los 82 años de edad, José Sulaimán Chagnón llevó al deporte boxístico a la cima y llevó al organismo (el CMB) a convertirse en el de mayor prestigio a nivel mundial.

La celebración de la misa se realizará en la Antigua Basílica de Guadalupe, en la Ciudad de México, a las 10 de la mañana, y asistirán, además de sus familiares e hijos, como Mauricio Sulaimán, actual presidente del CMB, y Héctor Sulaimán, personajes como el campeón continental, Frank Sánchez, de Los Ángeles; Jill Diamond, de NY; Ahmet Oener, de Turquía; Aleks Pedrag, de Serbia; Chico López, de Puerto Rico; Rey Danseco, de Filipinas, entre otros comisionados y aficionados al box.

Es noticia ahora