Siglo XXI, Banamex, Sura e Infonavit con Fibra NEXT

FIBRA NEXT, EL fideicomiso de bienes raíces que nacerá como el más grande y diversificado en el sector industrial del país, mantiene el apoyo de sus inversionistas.

Hasta ahora hay manifestaciones de interés por hasta tres mil millones de dólares de suscripción del libro; es decir, una demanda de más de tres veces el monto ofertado en el prospecto de colocación.

Moisés, André y Max El-Mann, que cuentan con una trayectoria probada en el desarrollo de inmuebles, pese y al inconveniente de la semana pasada, no van a desaprovechar las bondades del nearshoring.

Con el lanzamiento de este nuevo fideicomiso, traen a México la oportunidad de inversión de los grandes capitales, tanto extranjeros como locales, en aras de capitalizar el fen��meno de la relocalización.

Con 199 propiedades y 7.5 millones de área bruta rentable de naves industriales, Fibra NEXT implicará traer recursos frescos del sector hasta por 21 mil 500 millones de pesos de inversión fresca para México.

Se aguardará a que se concluya el proceso de revisión del SAT, que preside Antonio Martínez Dagnino, ya que se asegura que NEXT posee todos los requisitos legales para cumplir con el régimen de un Fibra.

En cuanto al intercambio de bonos en el mercado internacional, se cuenta con la participación necesaria para cerrar el canje exitosamente y ejecutar la OPI con una sobresuscripción en cada uno de los tramos.

Aún después de haber decidido la semana pasada postergar momentáneamente la nueva emisión, la confianza y compromiso de los inversionistas, principalmente de las afores, sigue firme.

Apunte a Afore Banamex que dirige Luis Armando Kuri, Siglo XXI que capitanea David Razú, Sura que lleva Emilio Bertán, Pensionissste a cargo de Edgar Díaz y el Infonavit de Carlos Martínez, entre otros.

Esto ratifica la apuesta que los El-Mann han tenido con el desarrollo industrial y sus inversionistas durante más de 40 años en el mercado inmobiliario.

DIJO QUE YA no intervendría ni se opondría a la reestructura financiera de Altos Hornos de México (AHMSA). Incluso hasta firmó hace dos semanas un acuerdo con su amigo David Chapman, dueño del fondo Argentem Creek Partners, encargado de reflotar la atribulada empresa acerera. Pero la realidad es que Alonso Ancira sigue obstaculizando el rescate de AHMSA. El gobierno de la 4T le exige cumplir el acuerdo reparatorio que le estableció la Fiscalía General de la República, que capitanea Alejandro Gertz Manero, por el quebranto que le generó a Pemex por la venta de la compañía Agronitrogenados. Ancira ha pagado 108 de un total de 216 millones de dólares, pero se niega a continuar poniendo de su bolsa y ahora pide que sean los interesados en comprar la siderúrgica los que desembolsen los restantes 108 millones. La semana pasada debió abonar otros 54 millones y en 2024, antes de que concluya el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, otro tanto final para cumplir el acuerdo con la petrolera que dirige Octavio Romero. Pero Ancira ya no pagó lo correspondiente a este 2023 y no se ve que vaya a honrar el pacto.

EN LA ÚLTIMA comparecencia ante comisiones de la Cámara de Diputados, la secretaria del Medio Ambiente no logró responder si el gobierno mexicano tiene posibilidades de ganar el arbitraje internacional en contra de Vulcan Materials. Ante las preguntas de los legisladores de oposición, María Luisa Albores se limitó a insistir en la intención de declarar área natural protegida las más de 2 mil hectáreas que son propiedad de esa firma estadounidense, algo en lo que tampoco profundizó. Poco se sabe de las evidencias que supuestamente se encontraron en el estudio “previo justificativo” para el establecimiento de esta nueva zona que llevará el nombre de Leona Vicario. Si la recomendación de la mayoría de los legisladores es positiva, el Presidente Andrés Manuel López Obrador emitirá un decreto, lo que seguramente provocará el inicio de otro arbitraje, pero esta vez en el marco del T-MEC.

A TECNOLOGÍAS RELACIONADAS con Energía y Servicios Especializados (Trese), se le cayó todo su teatrito en una misma semana. Precisamente la que recién concluyó. Primero, vía su abogado Víctor Olea, fue a pedir a la Juez Séptimo de Distrito en Materia Civil, Concepción Martín Argumosa, diversas medidas cautelares, pero le fueron negadas todas. Después, se dio por terminado el famoso contrato con Pemex, que dirige Octavio Romero, del que su accionista principal, Ricardo Silva, pretendía obtener cantidades millonarias por un servicio que no prestaba. Y finalmente el viernes el Segundo Tribunal Colegiado de Apelación en Materia Civil, que encabeza Arturo Morales, confirmó su quiebra, y con ello sepultó todas las acciones que inició en contra de todos los que se opusieron a su robo. Mal empieza la semana para el que ahorcan en lunes.

ADEMÁS DE ECHARSE a la bolsa, por decisión de la Secretaría de la Marina, los tres principales de los cinco polos de desarrollo del Corredor Interoceánico Istmo de Tehuantepec, el empresario José Miguel Bejos también se quedó con la construcción de la vía del ferrocarril que conectará el municipio de Huimanguillo con la refinería Olmeca. Estamos hablando de un tramo de 93 kilómetros que saldrá de la estación Ingeniero Roberto Ayala a Dos Bocas y que implicará una inversión cercana a los 7 mil millones de pesos. Con ello la constructora portuguesa Mota Engil, cuyo accionista principal aquí es Miguel, se afianza como el contratista favorito de Andrés Manuel López Obrador. Y eso que ya era uno de los predilectos de su antecesor, Enrique Peña Nieto.

LE CUENTO QUE, por lo visto, pese a los billones de dólares que vale la empresa francesa Safran, que preside globalmente Olivier Andrèis, abandonó, literalmente, sus oficinas en la Torre Omega sin pagarle la renta a su casero, Andrés Holzer. Su filial en el país, Safran Helicopter, dirigida por Daniel Parfait, ex embajador de Francia en México, se fue, pese y a la condena que le impuso el Juez Trigésimo Sexto Civil de la Ciudad de México. El togado le ordenó pagar las rentas que debía de febrero de 2021 a marzo de 2023, unos cuatro millones de pesos, por los cerca de 360 metros cuadrados que arrendaba en la zona de Polanco.

A PROPÓSITO DE inquilinos y caseros, Grupo Gicsa es una empresa pública y por lo tanto obligada a rendir resultados a sus socios e inversionistas. Pero por más de 10 años esta compañía encajada en el sector inmobiliario, ha sido omisa en el cumplimiento de esa obligación, particularmente en el Centro Comercial La Isla, de Acapulco. Después de la devastación causada por el huracán Otis, los hermanos Elías y Abraham Cababié iniciaron trámites para cobrar el seguro por los daños a los inmuebles. Sin embargo, muchos se preguntan a dónde irán a parar esos recursos. ¿Seguirán ocultando información a sus inversionistas y socios?

EL VIERNES SE despidió de White & Case Ismael Reyes Retana. El abogado corporativo egresado de la Universidad Panamericana llevaba 13 años en el afamado bufete neoyorquino que encabeza Heather McDevitt. Desde febrero de 2020 era Socio Ejecutivo. Su lugar fue ocupado ya por Francisco de Rosenzweig, ex subsecretario de Comercio Exterior en los sexenios de Felipe Calderón y Enrique Peña, y quien ya fungía como Socio Administrativo.

Es noticia ahora