Samuel García: del canto de triunfo al fiasco