Nuevo León, en el limbo