Los empresarios impulsan a Ebrard al Senado y se entusiasman con que sea un “controller” del próximo Gobierno