“Alito le dio diez vueltas a Marko”, dice exjefe nacional del PAN

De todos los exjefes nacionales del PAN, el más molesto con la actual dirigencia es el senador Damián Zepeda. No digiere el acuerdo que suscribió Marko Cortés para la distribución de las candidaturas al Senado.

“Le pusieron una paliza en la negociación. Claro que están festejando en el PRI. Le pegaron una chamaqueada del tamaño del diablo. Alito le dio diez vueltas (a Marko)”, sintetizó en charla con este reportero, en sus oficinas del Senado.

El hombre alega que la representatividad del PAN es mucho mayor que la del PRI a nivel nacional: “Tenemos cinco gobernadores y el PRI dos. El PAN es la primera fuerza de oposición en la Cámara de Diputados y aquí tenemos el doble de senadores y de población gobernada ya ni se diga”, ilustró.

Y preguntó: “¿Bajo qué criterio se justifica que de los 30 estados que van en alianza, el PRI tenga 14 y el PAN 13, y en la segunda fórmula, ellos 12 y nosotros diez?”.

El acuerdo negociado dice que al PRI le toca postular candidatos al Senado —en primera fórmula— en 14 entidades. El PAN encabeza en 13, el PRD en dos. En Guanajuato y Oaxaca no van en coalición.

El tricolor lleva mano en la CDMX, Campeche, Coahuila, Colima, Guerrero, Hidalgo, Morelos, Nuevo León, Puebla, Sinaloa, Sonora, Tlaxcala, Yucatán y Zacatecas.

El PAN en Aguascalientes, Baja California, Baja California Sur, Chihuahua, Durango, Jalisco, Estado de México, Nayarit, Querétaro, Quintana Roo, San Luis Potosí, Tamaulipas y Veracruz.

El PRD en Chiapas, Michoacán y Tabasco.

A juicio de Zepeda, Morena lo hizo mejor. No va en alianza con el PT y el PVEM en ocho estados, porque quiere los tres senadores. Los dos de mayoría para ellos y el de primera minoría para uno de sus aliados.

A sus argumentos agrega qué reformas constitucionales se le han aprobado al oficialismo con el respaldo de legisladores del PRI porque ni Morena ni sus aliados tienen la mayoría constitucional requerida para modificar la ley suprema.

Dio ejemplos de esas reformas: la militarización de la seguridad pública; la contrarreforma educativa, el abuso en materia judicial —prisión preventiva oficiosa— y la invasión a los órganos autónomos y otros Poderes.

“¿Por qué quiere ayudar al PRI a crecer su bancada si ese partido le va a dar los votos a Morena?”, se preguntó una y otra vez. Él mismo respondió: “Es un sinsentido”.

* Celebro que Ricardo Monreal se reincorpore a las actividades legislativas. Con él regresa al Senado la política, las posibilidades de diálogo y los acuerdos.

El zacatecano no merece el aislamiento en el que se encuentra. Oficialmente es coordinador de Enlace Territorial en el equipo de Claudia Sheinbaum. Cargo patito. ¿O usted lo ha visto jugar un papel relevante?

La idea, nos dicen sus cercanos, es que vuelva al cargo de coordinador parlamentario de la bancada de Morena en la Cámara alta en cuanto Eduardo Ramírez deje el Senado para irse de campaña en pos de la gubernatura de Chiapas.

* Hoy da a conocer la coalición Fuerza y Corazón por México el nombre de su candidato a gobernador en Veracruz. Podemos adelantar que la cosa está entre Héctor Yunes o Pepe Yunes, tocayos de apellido, ambos del PRI.

Hablamos ayer con Héctor. Está convencido de que ganará “la encuesta verdadera” y adelanta que nadie debe sorprenderse cuando el CEN del PRI haga oficial su victoria en el proceso interno. ¿Tan seguro está?

Mediciones difundidas por Morena lo ponen en segundo lugar, tercero, “o de plano ni me ponen”. Pero hay otras de Reforma y Milenio que lo ubican a la cabeza de las preferencias electorales.

“Sé del terror que le provoca a Morena, en particular a Cuitláhuac García, que yo sea el próximo gobernador de Veracruz. Están haciendo hasta lo imposible por cerrarme el paso. No lo lograrán”, dice en un TikTok que nos envió luego de la charla telefónica.

* Salomón Chertorivski, precandidato de MC a la Jefatura de Gobierno de la CDMX, reaccionó al comentario que hicimos en la columna de ayer, en el sentido de que el reto más importante que tiene el panista Santiago Taboada, precandidato único del Frente Amplio en la capital, es la percepción de que es uno de los jefes del llamado “Cártel Inmobiliario”.

El político naranja nos mandó un mensaje de WhatsApp en el que revira: “El reto más importante que tienen Clara Brugada y Taboada soy yo. Esto apenas empieza. “MC —reconoce— es pequeño en la CDMX. Pero el fenómeno que será la campaña de Samuel y de Mariana con los jóvenes a nivel nacional, los decepcionados de Morena que verán conmigo una opción, y el coraje que muchos le tienen al PRI y al PAN, vas a ver que nuestro crecimiento será exponencial”, pronosticó.

Lo veremos.

Es noticia ahora