Los guardianes de la raza morenista

Más tardó el exprocurador federal del consumidor, Ricardo Sheffield, en presentar su renuncia para competir por la gubernatura de Guanajuato, que los guardianes de la pureza morenista en comenzar a descalificarlo. Nos hacen ver que los llamados duros o radicales de Morena han iniciado una estrategia en contra de don Ricardo bajo el argumento de que su nominación como candidato significará repetir la derrota de 2018. Le cuestionan su pasado panista y no tener el ADN morenista. Para este sector, la candidata idónea es la senadora Antares Vázquez, quien sí cumple con el abolengo morenista. El tercero en discordia, nos dicen, es el director del Instituto para Devolver al Pueblo lo Robado, Ernesto Prieto Ortega, un hombre cercano al presidente López Obrador. Así, los puros ya tienen una ofensiva contra Omar García Harfuch, quien no les gusta para candidato en la Ciudad de México y, ahora, van por Sheffield. Con esos radicales guardianes de la raza morenista, ni opositores conservadores hacen falta.

La semana pasada, en este espacio, nos preguntábamos si el senador priista por Yucatán, Jorge Carlos Ramírez Marín, estaría cerca de dejar su bancada para irse a Morena, luego de que se le vio muy sonriente al lado de la virtual candidata presidencial morenista, Claudia Sheinbaum, quien visitó el Senado. Este martes, don Jorge Carlos renunció a la bancada priista, pero no para irse a Morena, sino al Partido Verde, en donde buscará ser el candidato a gobernador de la autollamada Cuarta Transformación. La salida del legislador yucateco por el momento hace que la bancada priista baje a ocho senadores y la del Verde suba a siete. Sin embargo, nos hacen ver que la próxima semana se integrará a los tricolores la senadora Nancy de la Sierra, quien, como se lo adelantamos, dejará al Grupo Plural y la bancada del PRI se mantendrá como la cuarta fuerza en el Senado. Quién lo diría, el otrora partidazo peleando por ser la cuarta fuerza.

Nos dicen que varios miembros de su partido reconocieron la actitud de su presidente nacional, Mario Delgado, quien tomó la decisión de no buscar la candidatura a jefe de gobierno de la Ciudad de México, y quedarse a dar la batalla del 2024, que no será nada sencilla pues estarán en juego además de la Presidencia, la renovación del Congreso y nueve gubernaturas, entre ellas algunas que son vitales para ganar la Presidencia y tener mayores espacios en el Legislativo. Nos dicen que lo que más le reconocieron a don Mario es que cumplió con su palabra, pues él mismo dijo que no podría competir por la CDMX sin renunciar al cargo, y aunque las reglas le permitían buscar la candidatura sin dimitir a la dirigencia nacional morenista, él decidió quedarse en la trinchera.

El senador de Morena, Raúl Paz, busca dar un gran salto. Nos recuerdan que el hoy senador de la 4T estuvo presente en aquella polémica fiesta realizada durante una reunión plenaria de diputados del PAN en 2014, donde contrataron bailarinas de clubes nocturnos exclusivos de la zona, y que es recordada porque los legisladores panistas le gritaban a una de las bailarinas ¡ánimo, Montana! Ahora, el expanista, que se unió a las filas de Morena, se registró para buscar la candidatura a la gubernatura de Yucatán, que será definida por una encuesta en las próximas semanas. ¡Ánimo, don Raúl!

Más de Bajo Reserva El Universal:
Menú Principal