Futbol y crimen organizado; los escándalos más sonados

El Departamento del Tesoro de Estados Unidos incluyó en su lista de personas que mantenían vínculos con el narcotráfico al capitán mundialista de la selección mexicana de futbol, Rafael Márquez y al cantante Julión Álvarez, tras realizar una investigación de los socios con los que estas dos personalidades mantenían negocios.

El resultado de la investigación arrojó que nueve de las empresas de Márquez estaban relacionadas con hijos o familiares del presunto narcotraficante Raúl Flores Hernández, quien habría sido operador financiero y traficador de droga de cárteles como el de los Beltrán Leyva, el de Sinaloa y el Jalisco Nueva Generación.

Al futbolista le fue cancelada su visa de inmediato, sus propiedades y cuentas bancarias en Estados Unidos quedarán congeladas y no le será permitido a ninguna compañía o persona de ese país, mantener relaciones comerciales.

Rafa Márquez se une a un conjunto de jugadores y exjugadores del futbol mexicano que se les ha relacionado con el crimen organizado, aquí presentamos los casos más conocidos.

En la reciente Copa Confederaciones de Rusia, ‘El Tecatito’ fue el gran ausente en la alineación tricolor que consiguió el cuarto lugar. Argumentó que por un ‘tema personal’ no podría ir a la competencia, sin dejar claro si el presunto caso de lavado de dinero afectó su decisión.

 

Omar “El Gato” Ortiz

El exportero del club Monterrey, Omar “El Gato” Ortiz, fue detenido el 7 de enero de 2012 por pertenecer a una banda de secuestradores que operaba en el estado de Nuevo León.

En conferencia de prensa, el entonces procurador de justicia, Adrián de la Garza, señaló que la organización tenía relación con el Cártel del Golfo.

El exjugador que tenía 35 años al momento de su detención, fue acusado de otorgar información de personas secuestrables y de haber participado en al menos dos plagios.

En 2010, Ortiz fue suspendido durante dos años, tras dar positivo en una prueba de dopaje, mientras el equipo rayado disputaba la Copa Libertadores.

El exarquero, preso en el penal de Cadereyta, fue noticia a finales de marzo de este año, debido a que recibió varios golpes en medio de un disturbio. Imágenes de las heridas severas que sufrió en el rostro circularon en redes sociales , a pesar de que las autoridades omitieron poner su nombre en la lista de los lesionados.

 

Salvador Cabañas

El delantero paraguayo que conquistó la afición de los seguidores del América, salió a divertirse con su esposa y su cuñado la madrugada del 25 de enero de 2010, sin saber que su carrera y parte de su vida serían dañadas profundamente.

En el baño del Bar-Bar, ubicado al sur de la capital, José Jorge Balderas Garza, apodado “el JJ”, accionó su arma y el disparo entró por la cabeza de Cabañas.

Tras el atentado que dejó en coma al jugador, la Procuraduría General de la República (PGR) tuvo bajo la mira al “JJ”. Las investigaciones dieron como resultado que Balderas Garza era un operador financiero que ayudaba a los líderes de la organización criminal, Los Beltrán Leyva, a traficar drogas y a realizar lavado de dinero, a través de varias cuentas bajo distintos nombres.

“El JJ” fue detenido en la Ciudad de México a casi un año del intento de asesinato perpetrado contra el paraguayo. Édgar Valdez Villarreal, “La Barbie”, líder del cártel de los Beltrán Leyva y detenido meses antes que Balderas, confesó que “eran amigos los dos (Cabañas y “el JJ”), ese día andaba de malas Cabañas, estaban alegando”.

 

Daniel Andrés Gómez

El jugador de fuerzas básicas del club Xolos de Tijuana, fue detenido en una garita en San Ysidro, California, el 10 de abril de 2017 por intentar cruzar 21 kilos de metanfetamina.

La droga fue hallada por agentes fronterizos en el interior de la llanta de refacción del vehículo que conducía Gómez, de 21 años. El futbolista se identificó como ciudadano estadounidense y dijo que se dirigía al trabajo. No obstante, al realizar las pruebas de rayos X y percatarse de un peso mayor en la llanta, descubrieron que contenía paquetes con metanfetamina.

La cantidad que Gómez pretendía traficar a Estados Unidos tenía un valor de 19 millones de pesos. Un juez le negó la libertad bajo fianza y fue recluido en la cárcel de San Diego.

 

Jared Borgetti

En octubre del 2013 fue asesinado durante su fiesta de cumpleaños, Francisco Rafael Arellano Félix, alias “el Menso” o “el Pelón” en el salón Ocean House, ubicado en Los Cabos, Baja California Sur.

Las primeras indagaciones dieron como resultado que en la fiesta estaban presentes quien fuera el máximo goleador de la selección mexicana, Jared Borgetti y el boxeador Omár Chávez, hijo del también boxeados, Julio César Chávez.

La Procuraduría General de Justicia de la entidad, confirmó que los dos deportistas sí se encontraban en la fiesta y que incluso rindieron su declaración con respecto al homicidio. No obstante, señaló que no podía hacer aseveraciones de su relación con el narcotraficante debido a que continuaban las investigaciones.

Arellano Félix celebraba su cumpleaños 63; un payaso que animaba la fiesta abrió fuego en el lugar, asesinando al festejado.

 

Alan Pulido

El exjugador del Olympiacos, Alan Pulido, fue secuestrado el 28 de mayo de 2016 tras haber salido de una fiesta en Ciudad Victoria, Tamaulipas. El futbolista iba en compañía de su novia cuando un grupo de hombres armados les cerró el paso.

El comando se llevó a Pulido, dejando en el sitio a Ileana Salas, pareja sentimental del futbolista. Un día después, Armando Pulido, su hermano mayor, recibió una llamada de los captores quienes exigieron el pago de 6 millones de pesos a cambio de entregar al jugador.

Durante el secuestro, Alan Pulido logró someter a golpes a dos hombres que lo vigilaban con arma de fuego; luego, dio aviso a las autoridades vía telefónica. Pulido intentó salir por las puertas, pero se encontraban aseguradas, y al romper vidrios de las ventanas, agentes policiacos que pasaban por el lugar, hallaron al futbolista.

 

Jesús Manuel ‘el Tecatito’ Corona y Diego Reyes

La empresa Grupo Comercializador Cónclave SA de CV, ligada a un operador financiero del Cártel de Juárez, fue intermediaria para qie Jesús Manuel ‘El Tecatito’ Corona fuera fichado por el Twente de Holanda en agosto de 2013 y, posteriormente al Porto, en 2015.

Esta compañía hizo lo mismo cuando Diego Reyes, proveniente del América, llegó al Porto en diciembre de 2012.

El promotor Matías Bunge fue el encargado de realizar las dos transacciones por las que habría generado ganancias por 7.5 millones de euros y así cometer el delito de lavado de dinero.

El club holandés Twente, al verse involucrado en este negocio, comunicó a medios locales que ya se había iniciado una investigación por este caso, luego de negarse a transferir 6.3 millones de euros a cuentas bancarias de las Islas Vírgenes, donde suelen haber paraísos fiscales luego de que Bunge así lo solicitara.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Futbol y crimen organizado; los escándalos más sonados

Gracias por compartir
Te invitamos a seguirnos en nuestras redes sociales