Ordeña: El desastre ambiental

Los derrames de combustible y todo el daño que conllevan para el ambiente van en incremento y Pemex emprende una lucha legal en la Suprema Corte para evitar pagar los daños atribuidos a los actos de la delincuencia organizada.

En los primeros cuatro meses del año se reportaron más de la mitad de las tomas clandestinas con derrames que el año anterior. De enero a abril se contabilizan mil 135, en tanto que en todo 2016 hubo 2 mil 26 tomas clandestinas “no herméticas”.

Los derrames que dejan los huachicoleros u ordeñadores no solo ocasionan daños a las finanzas del Estado, también lesionan al medio ambiente.

Los suelos, el aire, los ríos, los animales y las plantas resienten los daños que dejan a su paso las tomas clandestinas de combustible. Estas tomas a su vez van en incremento, de acuerdo con la información de la Empresa Productiva del Estado obtenido a través de una solicitud de transparencia.

De las mil 135 tomas clandestinas con derrames en lo que va del año el estado que encabeza la lista es Guanajuato, estado en el que la delincuencia ha ocasionado 408 derrames en tomas clandestinas. El municipio con más casos es Irapuato.

El estado de Puebla tiene reporte de 168 casos de tomas con derrames de gasolina y el municipio poblano de Tepeaca tiene 168 tomas clandestinas “no herméticas”. En Veracruz se tiene reporte de 126 tomas clandestinas con derrames (el municipio de Juan Rodríguez Clara encabeza la lista con 20 ordeñas con derrames).

En Hidalgo hay 112 casos, entidad en la que los municipios de Cuautepec de Hinojosa y Tula de Allende encabezan el listado con 20 casos cada uno. Luego le sigue el Estado de México, con 92 tomas clandestinas con derrames, en donde el municipio de Axapusco es el que más presenta, tiene 30 tomas clandestinas “no herméticas”.

En Morelos hay reporte de 42 tomas clandestinas de este tipo, de las cuales 41 están en Huitzilac. En Jalisco hay reporte de 37 ordeñas, y el municipio jalisciense de Tlajomulco de Zúñiga encabeza el listado con 10 ordeñas en las que se ha derramado combustible.

La crisis de los ductos

Petróleos Mexicanos enfrenta una severa crisis en sus ductos, lo que ha ocasionado que tenga que transportar el combustible en pipas, lo que genera mucho mayor desembolso.

“El sistema de ductos se encuentra en una situación crítica, que afecta los costos de operación e incrementa el riesgo de afectar a las comunidades. Las prácticas operativas y de mantenimiento no son efectivas ni homogéneas. Por otra parte, se deben replantear las estrategias de confiabilidad y operación del sistema ante posibles actos de sabotaje contra la red”, señala un informe de la petrolera denominado Diagnóstico: Situación de PEMEX realizado en 2008 por la Secretaría de Energía y la propia petrolera.

El documento refiere que la infraestructura presenta un rezago tecnológico luego de 24 años de edad promedio, lo que ocasiona una baja confiabilidad operativa e integridad mecánica. Además de la presencia de tomas clandestinas realizadas por el crimen organizado, también se suscitan fugas de combustibles.

El informe no está disponible en el sitio de Petróleos Mexicanos, se solicitó a través de una petición de acceso a la información. Pemex asegura que el documento correspondía a la anterior situación de la empresa y “fue retirado para evitar que pudiera generar confusión o interpretaciones erróneas”.

“Pemex Refinación enfrenta un rezago en la construcción de infraestructura, tanto de transporte como de distribución y manejo de productos. Esta situación le ha restado flexibilidad operativa y ha limitado su capacidad para responder a las necesidades del mercado de manera eficiente, lo que ha incrementado la vulnerabilidad de sus operaciones”, acepta la empresa en ese balance.

Señala que con la capacidad de producción se enfrentan cuantiosos niveles de importaciones, saturación de los sistemas de transporte por ducto y marítimo, así como de la capacidad de almacenamiento y distribución en las zonas de mayor demanda.

“Para cumplir con el suministro de productos, ha sido necesario utilizar medios de transporte de mayor costo, con el consecuente deterioro de los resultados financieros. Hoy, 5.7% de los combustibles son transportados por autotanques (pipas), en comparación con 3.4% en 2000”, asegura el documento en poder de Reporte Indigo.

Pemex Refinación es el área que participa en las actividades de producción, transporte, distribución, almacenamiento y comercialización de petrolíferos, para lo que cuenta con seis refinerías, 15 terminales marítimas, 5 mil 197 kilómetros de oleoductos (sirven para el traslado de petróleo y aceites), 8 mil 835 kilómetros de poliductos (transportan derivados del petróleo) y 77 terminales de almacenamiento y reparto para la cobertura de la demanda nacional de petrolíferos con producción propia o importaciones.

El área encargada de la refinación de combustibles detalla en este documento que las instalaciones carecen de mantenimiento y antes de construir más refinerías en el país se deben poner al día a las seis que operan actualmente.

“El mantenimiento es un factor central para asegurar una operación confiable y productiva. Actualmente, el mantenimiento es más reactivo que planificado, su ejecución es poco efectiva y no se cuenta con diagnósticos integrales. Este tipo de mantenimiento se refleja en el número de paros no programados, que es 4.2 veces la referencia de la industria. A fin de resolver la problemática identificada, se está en proceso de redefinir las prácticas internas y se requerirá establecer mecanismos que permitan ejecutar programas y presupuestos multianuales, para una ejecución eficiente de los mantenimientos programados”, detalla Pemex.

‘Puede provocar la muerte’

El contacto con los combustibles en la naturaleza puede generar disfunciones de salud y hasta la muerte, asegura el divulgador científico Gerardo Ramírez, egresado de Biología de la Universidad de Guadalajara.

“Las vías por las que ingresan al organismo los hidrocarburos aromáticos son por inhalación, ingestión y penetración cutánea. Se consideran los más tóxicos de los hidrocarburos. La exposición en periodos prolongados ha desarrollado casos de diferentes tipos de cáncer y algunos ejercen efectos mutagénicos.

“El benceno causa en el ser humano depresión del sistema nervioso central, inconsciencia a menudo mortal, esto solamente se produce bajo altas concentraciones, dermatitis, dolor abdominal y de garganta. La depresión -baja en la actividad- del Sistema Nervioso Central con el deterioro de la coordinación motora, prolongación del tiempo de reacción, deterioro de la memoria reciente, reducción de las inhibiciones y el sentimiento de vergüenza y reducción de la ansiedad.

“Por último, causa efectos cancerígenos y teratogénicos, esto es deformaciones en los fetos, cirrosis hepática y produce coma provocando la muerte en algunos de los casos”, indica el experto”, agrega.

El daño en los suelos inhibe el crecimiento de las plantas. Estas se contaminan por la absorción de metales que quedan en frutas, hortalizas y verduras que terminamos consumiendo los humanos en un daño conocido como bioacumulación.

“La bioacumulación es la acumulación con el paso del tiempo de metales en un organismo, los cuales no se pueden llegar a eliminar en la mayoría de los casos. Una vez que entran se quedan de por vida”, indica.

Esta contaminación -dependiendo de la porosidad del suelo- llega a afectar los mantos freáticos, es decir, las aguas subterráneas.

“Esto provoca que los hidrocarburos aromáticos puedan entrar en los organismos de los animales acuáticos y a su vez de los animales terrestres que se llegaran a alimentarse de ellos. También tienen afectación en los animales que viven en la superficie afectada o en el subsuelo, como ejemplo, los invertebrados o insectos que de igual manera pasan a los animales que los lleguen a consumir”, indica el experto.

El costo por limpiar este tipo de derrames varía de 50 hasta los 350 dólares por metro cúbico- desde mil hasta los 7 mil pesos.

“La reparación se puede hacer a través de la biorremedicación, en la cual se emplea la tecnología con seres vivos, en especial bacterias, que absorben o degradan los hidrocarburos para inactivarlos o atenuar los efectos. Dependiendo del método será el costo y el tiempo que se tarde en que se acentúen o inactiven los combustibles”, indica Gerardo Ramírez.

Primer round a Pemex

En estos días se discutirán en la Suprema Corte solicitudes de amparo promovidas por Pemex para saldar los daños ocasionados por las fugas de combustible.

En revisión había cinco procedimientos y en uno de ellos la Corte concedió el amparo a Petróleos Mexicanos (Pemex) en contra de una sanción que le obliga a remediar el daño causado por los derrames de hidrocarburos provocados por la “ordeña” de ductos.

Los ministros de la Segunda Sala del alto tribunal revisaron la solicitud de amparo promovido por Pemex para determinar si debe considerársele responsable del daño ambiental. Este amparo en específico se refiere a cuando los derrames son resultado de actos ilícitos, esto es, las tomas clandestinas en los ductos por los que se transporta el combustible y que se han multiplicado en varios estados del país.

Hasta ahora se habían resuelto un cúmulo de sanciones y medidas correctivas, consistentes en la caracterización y remediación de suelos contaminados.

La empresa productiva del Estado argumenta que los daños han sido causados por terceros y, por tanto, no son resultado de falta de mantenimiento de la petrolera. Asimismo, que las perforaciones deben ser calificadas como causas de fuerza mayor y, en todo caso, los propietarios y poseedores de los predios contaminados son también responsables.

El amparo directo fue concedido a Pemex porque de acuerdo con la Ley Reglamentaria del Artículo 27 constitucional en el ramo del petróleo, previa a 2013, Pemex no será responsable de remediar el daño provocado por tomas clandestinas de hidrocarburos en sus ductos.

En tanto, la Procuraduría General de la República (PGR) manifestó que buscará la extinción de dominio de todos los inmuebles relacionados con robo de hidrocarburos.

“El Ministerio Público federal buscará que el órgano jurisdiccional otorgue la extinción de dominio de todos los inmuebles relacionados con estos ilícitos, a fin de que no sean devueltos a la delincuencia organizada”, explicó mediante un comunicado la semana pasada

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ordeña: El desastre ambiental

Gracias por compartir
Te invitamos a seguirnos en nuestras redes sociales