Beltrones dice tener ambiciones, pero sin obsesiones

En entrevista con Proceso, Manlio Fabio Beltrones se considera un priista como los demás y aclara que no es quién para vetar a nadie: “Soy un hombre con ambiciones naturales como cualquiera, pero sin obsesiones”. Y además de lanzar sus críticas al Frente Amplio Opositor –lo promueven partidos que riñen ideológicamente, dice–, pide a sus correligionarios buscar la unidad con miras al 2018. En vísperas de la XXII Asamblea Nacional del PRI, puntualiza: lo prioritario no son los estatutos, sino respetar las reglas que el partido aprobó en su asamblea anterior. Lo importante, insiste, es ver al futuro.


CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- Descrito por algunos como cabeza de una corriente interna dentro del PRI que intenta imponerse en el método de selección del candidato presidencial, el exdirigente nacional de ese partido Manlio Fabio Beltrones Rivera es contundente: “Yo no soy cabeza de grupo alguno. Yo no soy nadie para vetar a nadie”.

Si no logra acuerdos y unidad en la próxima asamblea nacional, puntualiza, el PRI se tendrá que “diluir” para la elección de 2018, factor que resultó decisivo para la entronización del PAN en Los Pinos en los comicios de 2000 y 2006.

“Lo declaro abiertamente: no soy cabeza de grupo alguno; soy un militante del PRI. Confío en que el partido político tenga la suficiente fortaleza –como lo ha demostrado durante tantos años– para modernizarse, reconocer sus errores, e insistir en sus aciertos. Solamente así podemos seguir siendo competitivos”, reitera el sonorense.

–¿Por qué lo ponen a usted como cabeza de grupo entre estas facciones o corrientes que se mueven previamente a la realización de la asamblea de su partido, donde se elegirá al candidato presidencial?

–Deben ser versiones interesadas de quienes sí tienen grupo. En lo personal soy un priista más, con voz autorizada para pronunciarme sobre lo que deseo para el PRI.

Y sobre su posible candidatura presidencial en 2018, Beltrones contesta: “Yo no soy un hombre de obsesiones; me he dedicado a acordar y a garantizar unidad, sobre todo si participo en un partido tan rico por su pluralidad interna. Siempre ha buscado la unidad en el propósito, más allá de sucumbir ante la vanidad personalizada”.

–Pero, ¿hay una ambición?

–Soy un hombre con ambiciones naturales como cualquiera, pero sin obsesiones.
Durante la entrevista, quien fue diputado y senador durante los dos sexenios panistas y el primer bienio de la administración peñista, periodo en el cual se aprobaron las reformas estructurales, admite que para la XXII Asamblea Nacional del PRI Enrique Peña Nieto deberá tener un peso importante.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Beltrones dice tener ambiciones, pero sin obsesiones

Gracias por compartir
Te invitamos a seguirnos en nuestras redes sociales