Tiempos violentos

José Luis Parra

La violencia, en cualquiera de sus manifestaciones, infunde temor ciudadano, crea más problemas sociales y siempre será un dolor de cabeza para las autoridades porque debilita al gobierno. Este mal se expande por todas partes y nadie acierta a recomendar una solución que no sea combatir violencia con violencia.

Porque todos sabemos que la violencia engendra violencia.

Una de las soluciones es la educación. Pero es a largo plazo.

Y podría resultar un exitoso antídoto en dos o tres décadas más. No puede ser menos tiempo.

¿Y mientras?

Este problema se debe combatir con inteligencia en todos los niveles.

Hay altos delincuentes, medios y la tropa.

Sí, como los mandos policiacos.

Hermosillo, Cajeme y Nogales son las principales plazas que generan violencia.

Y sus autoridades saben el origen de esa violencia.

Dicen que la alternativa a la violencia es el diálogo.

¿Dialogar será muy difícil para la autoridad?

Vaya, al menos que intente dialogar.

Es una de sus principales funciones.

Pero su principal responsabilidad es resolver problemas que afectan a la comunidad.

Como la violencia.

Porque mientras la gente use la violencia para combatir la violencia, siempre tendremos violencia.

Toño Castro como la energía

Sí, este líder sindical de la burocracia sonorense ha tenido la capacidad de transformarse cuando siente la amenaza de que lo quieren destruir.

La información más reciente del navojoense  Antonio Castro Ruiz, dirigente del Sindicato Único de Trabajadores al Servicio de los Poderes del Estado de Sonora (Sutspes), es que en su chamba tiene un sueldo anual de 564 mil 53 pesos.

Ignoramos si la burocracia considera que su representante debe ganar ese sueldo.

Pero es una cantidad respetable. Y debemos tomar en cuenta que es el sueldo documentado. Obviamente debe haber más ingresos no documentados. Sí, de esos que se supone son más jugosos.

Castro Ruiz  fue reelecto en 2016 para el período 2016-2020.

En ese mismo año de su reelección surgió la especie de que querían cortarle la cabeza.

Entonces, como ahora, se sabe que si a Castro Ruiz lo obligan a rendir cuentas claras, difícilmente saldría bien librado.

Incluso hay un antecedente de este tipo. Hace algunos años la trabajadora sindicalizada Patricia Olivares Celis le ganó una demanda a su líder sindical. Supuestamente Castro Ruiz entregaría toda la información financiera para conocer su correcta aplicación de los recursos públicos que recibió el sindicato en el período comprendido del 2009 al 2012.

Al final se impuso Castro Ruiz.

Y la opacidad siguió reinando en el SUTSPES.

A manera de contexto reproducimos lo escrito en la reelección de Castro Ruiz:

Para tratar de emular a sus pares cetemistas, que primero son vencidos por la muerte antes que por los deseos de cambio de los trabajadores, Antonio Castro Ruiz recorrió una larga ruta para su enésima reelección al frente de la burocracia estatal, más de 500 kilómetros, a un alto costo: Al menos dos millones de pesos.

Con esos dos millones de pesos se aseguró el voto de los delegados sindicales y algo de base trabajadora. A todos sus compañeros sindicalizados, Castro Ruiz los alojó en cómodas habitaciones de tres hoteles de Puerto Peñasco. Y reportan que la cheve prácticamente se agotó en el puerto.

Algo raro debió haber detectado el líder aclamado por las bases, porque trasladó la asamblea a un punto muy lejano, sin tener contrincante a la vista. Si la realiza en Hermosillo, que hubiese sido lo más sensato en tiempos de crisis, cuando aún no fluye el presupuesto, quizá lo impugnan.

Por eso había que asegurar. Nada de correr riesgos. Y de paso demostrar que gavilán que agarra y suelta no es gavilán.

Así empieza una “nueva etapa” en el SUTSPES, que inició en el ya lejano año 2000. Los inicios son muy especiales para Castro Ruiz y su gente. Los reciclan a su antojo. Y así continuará después del 2020.

La palabra del líder está empeñada. Y hay que respetar la decisión mayoritaria de la clase trabajadora que aclama a su caudillo.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tiempos violentos

Gracias por compartir
Te invitamos a seguirnos en nuestras redes sociales