Gobierno vs CTM

José Luis Parra

La relación entre la CTM y el Gobierno de Sonora siempre ha sido compleja, algunas veces de colaboración negociada a base de canonjías, cuotas de poder o billetazo puro, otras de escaramuzas, intentos de huelgas masivas. Es el sello de la casa. Pero hoy algo pasa. Javier Villarreal, dirigente estatal cetemista, no es bien visto en las alturas. Y por ello su destino podría ser incierto.

¿Qué pecado cometió Javier Villarreal?

Quién sabe.

Podría ser considerado como una amenaza para el clima laboral en el Estado.

O quizá la respuesta esté en el terreno político-electoral, como una alianza con los opositores del sur.

El punto es que recientemente se han registrado ciertos movimientos, enlaces de personajes del poder actual, peticiones, acuerdos.

Entre ellos se menciona el nombre del cetemista.

Y en algunas ocasiones se entrelaza otro nombre conocido: Rodrigo Bours.

Difícil saber con exactitud qué está pasando.

Pero se intuye que algo se está cocinando.

Claro, Javier Villarreal dista mucho de ser un alma de la caridad. Su fama de sindicalista violento traspasa fronteras. Y también es un político que aprovecha cualquier oportunidad, ya sea en el quehacer público o en los negocios.

Se dice que es propietario de 50 carros UBER, junto con sus socios Héctor Robles, Vicente Solís y Francisco Vega.

También es socio de un tal Fregoso en carros transportadores de materiales, que entre sus clientes favoritos se encuentra el Gobierno de Sonora.

Eso en lo legal.

Por necesidad la lupa gubernamental tendría en el radar algunos negocios oscuros.

Otro datito, a manera de contexto: El empresario Gerardo González Guerra, hermano del ex alcalde hermosillense Gastón González Guerra, declaró que por culpa de la CTM se canceló el proyecto para ensamblar en la planta Hermosillo el auto Focus. Ese proyecto se fue a China.

De pasadita González Guerra responsabilizó también al gobierno estatal, por obvias razones.

El empresario detalló que desde hace dos años miembros de la CTM se encargan de desestabilizar el clima laboral con paros que afectan a la planta Ford. Culpó de promover estos paros ilegales a Javier Villarreal, Héctor Robles y Martín Castro. Esta situación afecta a cinco empresas.

“Son golpeadores, Javier Villareal, Héctor Robles, Martín Castro, todo el parque (industrial) los conoce, Martín Castro es el gatillero de Héctor Robles, ellos amenazan a los empresarios (…) te ponen cadenas en accesos, Martin Castro es golpeador profesional, se les pone enfrente con piedras… y lo más triste es que el Gobierno del Estado no hace nada”, puntualizó el empresario.

El mensaje va directo a la CTM Sonora y su dirigente, el cajemense Javier Villarreal.

En estos movimientos avalados desde las alturas del poder, curiosamente, no participaron los responsables de área que supuestamente están para resolver o evitar problemas. Estos asuntos son de índole política y líneas de comunicación. La Secretaría de Gobierno, la Secretaría Técnica y la Coordinación de Comunicación Social, no habrían sido requeridas.

En ese entorno, se dice que fueron expulsados del paraíso personajes afines o colaboradores de estas dependencias, como lo relata un enterado lector que envía este comentario:

AHI TENEMOS LA TRISTE HISTORIA DE COMO LA GOBERNADORA TUVO QUE CORRER POR “LARGOS” A UNOS PARIENTES QUE LES HABIA DADO LA OPORTUNIDAD DE TRABAJAR EN EL GOBIERNO,,,SE FUERON DE LARGO CON SUS AMBICIONES,,ESO DEJA MUY MAL PARADO AL PICUDO A SU CUÑADO POTRILLO,AL CORREVE Y DILE DE EL YOGUI,,Y A LOS CORRIDOS EL LOZANO Y EL MC KEY P.,,,QUE BIEN QUE LA GOBER NO TUVO CONSIDERACION,,,,

 

                Avanzamos

Mientras se registran este tipo de aventuras, ajustes y desajustes, aquí en Sonora Presente nos preocupamos y ocupamos de mejorar. Así, tenemos que este modesto sitio ya está confirmado por empresas certificadoras de renombre internacional como un sitio  web 100 % seguro. La marca es una insignia verde con la clásica línea de aprobación que se localiza en la parte superior de la portada. Usted busque en otros sitios a ver si encuentra algo similar.

Paralelamente, reforzamos nuestra seguridad. Difícil, muy difícil, que nos puedan hacer daño.

Con dificultades pero avanzamos. Obviamente no somos bien vistos en algunos espacios de poder, porque ejercemos el oficio. Así de simple. Claro, la libertad tiene su costo. Aquí no defendemos lo indefendible. No somos florería. Por eso algunos hombres del poder, en su mentalidad obtusa, piensan que nos castigan, cuando lo cierto es que nos impulsan a mejores niveles periodísticos.

¿Usted, caro lector, quiere ayudarnos en nuestra misión?

Lo puede hacer.

Simplemente haga click en los espacios de publicidad.

Y si realiza alguna compra, ya sea en Google o Amazon, estará contribuyendo a la causa. Y, claro, tendrá nuestro agradecimiento por tan noble gesto de solidaridad.

 

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Gobierno vs CTM

Gracias por compartir
Te invitamos a seguirnos en nuestras redes sociales