Documentos falsos, fotos en EE UU y acusaciones cruzadas: el caso Cabeza de Vaca entra en campaña