Raúl Flores ‘El Tío’, el capo discreto que no dejaba rastro