Pemex encara 2024 con deudas millonarias, sin liquidez y con un incierto proyecto de producción de gasolinas