La risa en vacaciones 4T

Relatoría de hechos en dos semanas de vacaciones navideñas. Un retrato perfecto del desgobierno.

El presidente inauguró el Tren Maya. En su primer día de funcionamiento tuvo retrasos de hasta cuatro horas por fallas. Tres días después se tuvo que suspender la operación del tren por el resto del año. Iba casi vacío.

El presidente inauguró su nueva Mexicana de Aviación. El primer vuelo de la aerolínea del gobierno no pudo llegar a su destino final, Tulum. Aterrizó en Mérida. A unas horas de haber iniciado sus servicios, se le cayó el sistema y suspendió la venta de boletos. Se han documentado retrasos de cinco horas.

El presidente inauguró la megafarmacia. Es el quinto experimento para tratar de combatir el desabasto de medicamentos que este mismo gobierno generó. El día de la inauguración, la mitad de los anaqueles estaban vacíos. Usuarios han reportado que los batean cuando piden vacunas, insulina y otros medicamentos básicos.

Un video muestra a la nueva ministra de la Suprema Corte, la obradorista Lenia Batres, insultando a sus vecinos. Más revelador que el propio video fue que Batres, por otro hecho, demandó al periodista Claudio Ochoa, pero lo hizo ante el juez equivocado: siendo una querella del fuero local, fue a un juez del fuero federal. Y eso que es ministra de la Corte.

La fiscal de la Ciudad de México, que busca reelegirse, la obradorista Ernestina Godoy, plagió su tesis de licenciatura. Copió páginas enteras de un trabajo del académico Mauricio Merino sin citarlo. Lo documentó Guillermo Sheridan y se publicó en Latinus.

Parece una gran comedia. De risa en vacaciones 4T. Pero hay otras cosas que no alcanzan para reírse. También sucedieron en estos días:

Un grupo armado secuestró a 32 migrantes en Tamaulipas. Los propagandistas y voceros del régimen festejaron que gracias a la actuación de las fuerzas de seguridad federales y locales de Tamaulipas se logró su liberación. Unas horas después, el presidente reconoció que sus propios captores los dejaron libres. La secretaria de Seguridad admitió que algunos de los secuestrados tuvieron que pagar rescate.

En Tabasco, la tierra de López Obrador y donde Morena gobierna a todos los niveles, se han desatado balaceras, incendios y ataques a comercios, al grado que el secretario de Seguridad estatal renunció a su cargo en medio de acusaciones de estar ligado con los narcos.

Ya van cuatro precandidatos asesinados en diferentes estados, y eso que las campañas oficialmente aún no empiezan.

Lo que sucedió en unos cuantos días de vacaciones es un retrato perfecto del gobierno de un farsante. Una simple relatoría de hechos lo exhibe.

Es noticia ahora