El conflicto armado de Chiapas traspasa fronteras y golpea el turismo mexicano