Las dos caras de MC y su candidato emergente

Movimiento Ciudadano lleva varios meses en crisis. Su líder, Dante Delgado, está enfurecido no tanto porque el PRI y el PAN impidieron que Samuel García impusiera a un gobernador interino –respaldados por la Suprema Corte de Justicia de la Nación– sino porque el partido no tenía un plan B: el estridente gobernador de Nuevo León era su apuesta, su carta fuerte para sacar una ventaja que, en sus cálculos, superaría el 15% de las votaciones en la elección presidencial del 2024, con lo que la franquicia que administra lograría lo que tanto ha soñado: un partido con representación nacional; es decir, dejar de ser un movimiento regional y convertirse en una amplia tercera o segunda fuerza con presencia en todo el país. Esto significa más presupuesto, diputados, senadores, alcaldías, presidencias municipales y otros cargos públicos.

Pero la estrategia les estalló en la cara. No contaban con la suspensión concedida por el ministro Javier Laynez, quien respaldó lo que dice la Constitución de Nuevo Léon: que el Congreso del estado tiene la obligación de designar a un gobernador interino en caso de que el mandatario constitucional solicite licencia, como lo hizo Samuel García para inscribirse como precandidato de MC a la Presidencia. Dante Delgado no pudo convencer al gobernador de darles la razón a quienes llama despectivamente “el PRIAN” y de todos modos irse a competir por la Presidencia. El líder de MC se sintió engañado también por su pupilo, según ha dicho a sus cercanos. No obstante, Samuel temía que la oposición le hiciera un golpe de estado y le reactivara las carpetas de investigación que inició la 4T contra él y su familia cuando compitió por la gubernatura de Nuevo León, en el 2021.

Las diferencias dentro de MC, sin embargo, vienen de más atrás. En julio pasado, el gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro, amagó con dejar el partido y criticó al coordinador nacional por la falta de diálogo y los “errores graves” cometidos por la dirigencia; además, pidió no dividir a la oposición y semanas después se reunió con Xóchitl Gálvez en la Casa Jalisco, uno de los lugares donde despacha el mandatario.

Dante Delgado negó entonces la falta de diálogo y operó para que Alfaro se quedara, a regañadientes, en MC, quién sabe con qué tipo de acuerdo, pues no dejará a su cercano, Clemente Castañeda, como candidato para relevarlo en el gobierno. El líder del partido se decantó por Pablo Lemus, el alcalde de Guadalajara, ciudad que por cierto está en riesgo de perder Movimiento Ciudadano el próximo año. Alfaro más bien está harto de la política y piensa jubilarse, pese a que a partir de su triunfo en Jalisco el partido logró dar el salto y fue clave en el financiamiento de campañas como la de Samuel García en Nuevo León.

Este exabrupto se suma al generado por la insistencia de Dante Delgado de promover como candidato a Roberto Palazuelos, primero para la gubernatura de Quintana Roo, en 2022, y más recientemente para el Senado de la República. La senadora Patricia Mercado y la exdiputada y cofundadora de MC, Martha Tagle, han criticado una y otra vez esa posición de la dirigencia, debido al pasado del actor y empresario, el cual ha revelado en entrevistas en las que asegura haber participado en balaceras y trifulcas en las que hubieron muertos. Qué decir de la senadora Indira Kempis, quien promovió un juicio contra MC por negarle el registro para buscar la candidatura a la Presidencia de la República en las elecciones de 2024, pues ya estaba acordado que Samuel García sería el candidato y su esposa, la influencer y empresaria Mariana Rodríguez la candidata a la alcaldía de Monterrey.

Otro que no está contento con lo que ha sucedido en Nuevo León es Luis Donaldo Colosio, quien pese a ser amigo de Samuel García no ha dejado de externar su incomodidad por las aspiraciones precoces de su compadre. Sin embargo, al joven alcalde de Monterrey también lo ha podido aplacar Dante Delgado. A lo que sí no ha cedido Colosio es a convertirse en el candidato presidencial que ansía el coordinador nacional de MC para convertirse en un partido nacional, aunque no les alcance para quedarse con la Presidencia. Por lo pronto, a Colosio le espera el Senado de la República.

Así, el partido que se asume como “una nueva opción” para los mexicanos –sobre todo para los jóvenes– y que detesta la “vieja política” y sus prácticas, muestra su lado b, su doble cara con la que su líder mueve los hilos de una franquicia política que, si no es exactamente como Morena, el PRI o el PAN, se parece mucho.

La prueba de fuego de MC vendrá en las próximas semanas, cuando se lleven a votación en el Congreso las iniciativas para reformar el Poder Judicial, para eliminar los organismos autónomos, la elección de la nueva ministra de la Corte y otras propuestas que el presidente López Obrador quiere sacar antes de que termine su administración. Ya se verá si como dijo Dante Delgado hace unos días, ataviado con sombrero, gabardina y con un semblante maquiavélico: “Está muerto el bloque de contención, lo mató el PRIAN. Pueden seguir siendo oposición, pero el bloque de contención está muerto. No pueden contener nada. Los agravios siempre tendrán consecuencias”.

Ya se verá si MC será bisagra de Morena y, de ser así, si sus seguidores se lo cobrarán en las urnas en 2024.

Posdata 1

En MC no hay duda. Según la mayoría de sus liderazgos, el candidato emergente para competir por la Presidencia en 2024 es Jorge Álvarez Máynez, un zacatecano de 38 años que iba a ser el coordinador de campaña de Samuel García y que tiene toda la confianza de Dante Delgado. Se ve cuesta arriba que logre conocimiento nacional en lo que dura la campaña presidencial, pero es la única opción viable que ven en la dirigencia del partido.

Posdata 2

En el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), que encabeza Zoé Robledo, hay una alerta roja tras el episodio de la semana pasada en el que fue ejecutado un joven y, acto seguido, los sicarios dejaron un mensaje de advertencia en el que se acusa a funcionarios de la institución de corrupción y se les exige su renuncia.

Versiones extraoficiales aseguran que este tema dará mucho de qué hablar en los siguientes meses, pues es la punta de un iceberg que implica toda una red de complicidades al interior del Instituto para beneficiar a empresas y personas específicas.

Por lo pronto, dos funcionarios estarían siendo investigados, según fuentes del Instituto: Eduardo Thomas Ulloa, titular de la Unidad de Administración en el Instituto, y Mauricio Zebadúa, de la delegación Nuevo León del IMSS, familiar de Emilio Zebadúa, excolaborador de Rosario Robles y vinculado al escándalo de la Estafa Maestra.

Es noticia ahora