Una mentira llamada Milei

Al momento de escribir estas líneas estoy viajando a Buenos Aires, Argentina, para cubrir las históricas (esta vez sí lo son) elecciones presidenciales en ese país del Cono sur de América, de donde me fui en 1977, cuando era poco más que un adolescente. Mi vida, prácticamente toda, la he hecho en México —mi país, mi familia y mi carrera son mexicanos— en estos últimos 47 años.

Se equivocan los expresidentes Vicente Fox y Felipe Calderón o mi admirado Mario Vargas Llosa cuando llaman a votar por Javier Milei en los comicios argentinos del próximo domingo. Se equivocan porque, desde la distancia, ven a Milei como un liberal que puede acabar con dos décadas, con interrupciones, de los gobiernos kirchneristas, tan malos como el del conservador Mauricio Macri, al que también apoyan.

Lee también ¿Poder para qué?

Milei puede terminar ganando las elecciones argentinas, pero no representa el liberalismo, sino el peor de los populismos, el autoritario e insensato, que quiere acabar con uno de los pactos fundacionales de la democracia argentina nacida hace 40 años, luego de la terrible dictadura militar que gobernó, es un decir, entre 1976 y 1983: el pacto del Nunca Más, plasmado por la comisión que encabezó Ernesto Sábato y que logró juzgar por crímenes de lesa humanidad a mil 200 violadores de los derechos humanos que secuestraron, torturaron, desaparecieron y mataron a 40 mil personas. Cualquiera que haya visto la película Argentina, 1985, que fue aspirante al Oscar este año, se puede hacer una pálida idea de cómo fueron esos procesos.

Podemos tener distintas opiniones, pero no distintos datos. Cuando me fui de Argentina, con menos de 20 años de edad, había sido secuestrada Ana, mi pareja, que tenía entonces 17 años y estaba embarazada, estuvo seis meses en un campo de concentración en una situación terrible, bajo constantes torturas. Fue liberada por una gestión del entonces presidente Carter. Nos reencontramos en Brasil y de allí fuimos a Suecia, donde nació mi primera hija.

El mismo día de su nacimiento supimos que en Argentina había sido secuestrada su abuela, la fundadora de las Madres de Plaza de Mayo, junto con otras madres y dos monjas francesas. Años después, Ana pudo saber que su madre había sido llevada a la Escuela de Mecánica de la Armada, donde fue torturada durante una semana y su cuerpo, con vida, como el de las otras madres y las monjas, fue arrojado desde un avión al mar. Apareció a muchos kilómetros de Buenos Aires en una playa a donde las corrientes arrastraban los cuerpos que arrojaban de los aviones. Los restos fueron enterrados en una fosa común. Muchos años después pudieron ser identificados y rescatados. Esther, así se llamaba la madre de Ana, había sido, era, una muy cercana amiga de un sacerdote jesuita de nombre Jorge Bergoglio, a quien conocemos hoy como el papa Francisco, ése que Milei dice que es el diablo en la Tierra.

Antes del secuestro de Ana, habían sido detenidos, torturados, desparecidos durante tres semanas mis padres, mi hermana y mi tío. Finalmente, fueron reconocidos por una gestión que hizo ese político digno y valiente que fue Raúl Alfonsín, pero, además de que fueron despojados de todo, vivieron durante toda la dictadura en el ostracismo, sin papeles y sin poder salir del país. En el camino habían sido asesinados algunos de mis mejores amigos y dos novias de la adolescencia. Habíamos cometido el terrible pecado, todos nosotros, de ser dirigentes estudiantiles de oposición. Otros 40 mil estudiantes, artistas, trabajadores y periodistas sufrieron esa suerte, cientos de miles tuvieron que partir al exilio.

Milei, y sobre todo su candidata a la Vicepresidencia, Victoria Villarruel, niegan esa realidad. No sólo la niegan, quieren reescribir la historia. Quieren, por ejemplo, volver la Esma (el principal de las decenas de campos de concentración que había en el país y que fue declarado patrimonio de la humanidad por la UNESCO) una oficina gubernamental. Es como si alguien quisiera convertir Auschwitz en un campo de futbol.

Ese solo intento de reescribir la historia, de negar la barbarie, alcanzaría para descalificar a Milei como un dirigente democrático. El resto de sus propuestas lo confirman: quiere dolarizar la economía, cuando no existen ni remotamente recursos para ello (las reservas son de unos 10 mil millones de dólares negativos, o sea, que faltan en las reservas); quiere acabar con todos los subsidios, que sin duda dañan la economía, pero no pueden ser quitados de un día para el otro; insulta y agrede a sus críticos; se asesora mediante una médium con su perro muerto y de sus otros cuatro perros (reproducidos por clonación del muerto), los cuales, dice, son sus principales asesores; quiere desaparecer el banco central, el ministerio de Educación y muchos otros, y propone liberalizar desde la venta de armas hasta la de órganos.

Su oponente, Sergio Massa, está lejos de ser una maravilla. Es un político pragmático (algunos dicen que cínico) que, más allá de su discurso, es relativamente conservador, con buenas relaciones en Estados Unidos y que promete hacer desde la Presidencia exactamente lo contrario de lo que ha hecho desde el ministerio de Economía, que él mismo encabeza. No es la primera vez que, siendo parte del oficialismo, intenta poner distancia con el kirchnerismo.

Quién sabe si lo logrará, lo cierto es que, sin un gran acuerdo, no podrá gobernar. Pero sí garantizará respetar las libertades y el pacto de justicia y gobernabilidad que significó el Nunca Más. Regreso este fin de semana —casi medio siglo después de irme— a Argentina, esperando, sinceramente, que los Milei no puedan desconocer la historia.

 

Más de Jorge Fernández Menéndez Ver perfil

La venganza como forma de gobierno

Dice Sándor Márai que “nunca son tan peligrosos los hombres como cuando se vengan de los crímenes que ellos han cometido”. El presidente López Obrador está actuando en el final de su mandato en modo venganza contra todo y contra quien desmitifique el legado que dice haber dejado al país, o sea, contra los crímenes que él mismo cometió. […]

El sexenio del millón de muertos

Quizá la playera de la Santa Muerte no fue sólo un mal meme o un ejercicio estúpido de proselitismo dirigido a los grupos criminales. La muerte ha ido de la mano con este sexenio. Las cifras son terribles: 808 mil muertos por covid, 500 mil más que las cifras oficiales, 300 mil más que los […]

El Grande, Don Rodo, Vallarta y el obispo

El presidente López Obrador había dicho que la detención de Abraham Oseguera, Don Rodo, uno de los principales operadores del CJNG y hermano mayor de Nemesio Oseguera, El Mencho, era un tema de “seguridad nacional” y que no se permitiría su liberación. Más allá de que el primer mandatario suele usar lo de seguridad nacional para todo, desde el Tren Maya […]

Columnas recientes

Foto del avatar

Raymundo Riva Palacio

Columnas

Drones chinos sobre México

Desde hace tiempo hay una preocupación estratégica en Estados Unidos por la expansión tecnológica de China en México. Desde el sexenio pasado, Washington ha presionado a México para cancelar la tecnología de telecomunicaciones 5G china, pero el presidente Andrés Manuel López Obrador se ha negado. En los últimos meses, sin embargo, las preocupaciones han girado […]

Foto del avatar

Salvador García Soto

Columnas

Gobiernos violan la privacidad de ciudadanos

En una misma semana, dos gobernantes surgidos del Partido Morena violentaron de manera burda, grotesca y abusiva el derecho a la privacidad que tienen los ciudadanos mexicanos. Lo más preocupante de ambos casos, que ya de por sí son graves porque representan un abuso de poder de quienes detentan la autoridad, es que, a los dos ciudadanos vulnerados en […]

Foto del avatar

Bajo Reserva

Columnas

Legisladores, mucho sueldo, poco trabajo

Desde el lunes pasado EL UNIVERSAL dio cuenta del rezago con el que acabó la 65 Legislatura, que superó 76%. Explicamos que de las 7 mil 606 iniciativas que recibió la Cámara de Diputados desde 2021 hasta 2024, solo se aprobaron 837, se desecharon 375, y se retiraron 594, dejando pendientes un total de 5 […]

Foto: Presidencia

AMLO ya no distingue homicidios de violencia: “No hay más violencia, sino más homicidios”, dice en mañanera

En respuesta a preguntas sobre el incremento en el número de asesinatos durante su administración, el presidente Andrés Manuel López Obrador argumentó en su conferencia matutina de este lunes que, aunque los homicidios han aumentado, otros delitos como robos y secuestros han disminuido significativamente. Desde el Palacio Nacional, el mandatario enfatizó que no se trata […]

Columnas
Menú

¿Qué es SonoraPresente?

Somos mucho más que un portal en línea: somos una experiencia multimedia completa. Desde nuestros videos de análisis político y shorts informativos en SP TV hasta nuestra cobertura en SP+ con noticias en un minuto. SonoraPresente: Donde la información es poder y el análisis es libertad.

Suscríbete a nuestro boletín

Únete a más de 3,000 personas y mantente informado.