Nahle y lo peor de la 4t

Rocío Nahle nació en Ciudad Río Grande, Zacatecas; nombre de las tres mentiras, pues ni es grande ni hay río ni tampoco es ciudad.

Pareciera que su lugar de origen le “pegó” a la hoy ex funcionaria en lo de ser una mentirosa contumaz. Su paso por la Secretaría de Energía fue eso: una constante mentira. Empezando por decirnos que Dos Bocas “solo” costaría seis mil millones de dólares (van gastados 18 mil millones y la refinadora sigue sin refinar… ). Eso sí, Nahle compartió en su cuenta de Twitter (hoy “X”): “misión cumplida con Dos Bocas”… Ajá.

Me recordó a Marcelo Ebrard cuando apenas iniciaba la primera negociación internacional —hubo varias— de la adquisición de las vacunas anti covid y luego luego se lanzó con un “misión cumplida”.

Por lo que a Dos Bocas se refiere, lo que en realidad es misión cumplida es el haber logrado un desastre financiero como pocos, sin olvidar el ecológico (tendrá consecuencias brutales como son las constantes inundaciones en la zona).

Rocío Nahle deja la Sener con boquetes en Pemex, sobrecostos en Dos Bocas, problemas en la electricidad del país y aun así es premiada por su pésima gestión con la candidatura de la 4t al gobierno de Veracruz. ¡Tan típico de Regeneración Nacional!

Es significativo —para mal— que Morena lance como candidata a Veracruz una persona que NO es veracruzana, violentando la representatividad en Veracruz y la legislación electoral.

En la 4t les debería dar vergüenza presumir esa candidatura. Saber que la única abanderada mujer, de las nueve entidades en disputa, que al parecer tiene asegurada su nominación, ¡es a costa de burlar la ley electoral!

Tanto porque es zacatecana y pretende contender por Veracruz como por hacer uso de recursos públicos para una abierta, dispareja y descarada precampaña. ¿Eso también forma parte de ‘la cartilla moral’ del obradorismo?

Y si bien los morenistas en el congreso veracruzano aprobaron la “ley Nahle”, la Suprema Corte de Justicia de la Nación la invalidó. Mas ya sabemos el final de esta historia: un presidente y un partido en el poder fieles a un “no me vengan con el cuento de que la ley es la ley”…

Dar de premio un estado tan rico como es Veracruz —si bien es apenas la candidatura por la 4t, sabemos que el gobierno local hará todo cuanto está en sus manos, como lo que está en las arcas públicas, para favorecer a Nahle— a una persona que ni siquiera pudo terminar Dos Bocas —haberle rebatido a AMLO su construcción, en primera instancia, hubiera sido lo mejor— , es muestra del nulo interés y compromiso de la Cuarta Transformación con México y su adecuado desarrollo. Buscan el poder y la población de Veracruz es rehén de ello.

Pero eso solo es el principio. Ya en la entidad, la casi candidata ha mostrado lo poco que le importa respetar a los veracruzanos. Se han colocado lonas con su nombre como aspirante a la candidatura de Morena entre otros lados en el Vivero Forestal de Perote Veracruz. La ex funcionaria debería saber a la perfección que con ello se está violando la legislación federal y estatales. ¿Cómo qué? Por ejemplo que en áreas federales NO se puede colocar ningún tipo de publicidad…

¿Qué harán los veracruzanos? ¿Optar por Nahle para que la 4t continúe en Veracruz? ¡Vaya que han tenido pésimos gobernadores! Entre ellos, Fidel Herrera, el innombrable Javi Dú —Javier Duarte— y el hoy titular del ejecutivo local, Cuitláhuac García). ¿De verdad quieren que sigan los malos?

Por cierto, la partida de la ex secretaria federal dejando Dos Bocas inconclusa (el acto de inauguración no cuenta) deja una pregunta que más bien es una certeza: ¿la Sedena terminará la obra? ¿Se le asignará más presupuesto con la promesa que empezará a refinar gasolina antes del fin de este sexenio (de antemano les digo que cumplir eso eso es imposible)? ¿Los militares administrarán y controlarán luego —y para siempre— la refinería?

Y para quienes dicen que Dos Bocas estuvo lista en tiempo, en forma y en costos, valga esta comparación (refinería que en algún momento López Obrador usó de ejemplo): JAMNAGAR. Se encuentra en la India. En su primera etapa costó $1,500 millones de USD y en la segunda $6,000 millones de USD. Se concluyó en 36 meses y tiene un procesamiento similar al de Dos Bocas. Pues bien, en México, Nahle no cumplió ni en el tiempo (van 58 meses) ni en los montos (se han erogado más de 18,000 millones de dólares). Pero hay más. La refinería en India procura mitigar el impacto ambiental; se generó todo un ecosistema alrededor de la misma estableciendo 343.9 hectáreas de árboles de diversas especies y recuperando 20 hectáreas de manglares. En Dos Bocas se arrasaron con la flora de la zona; una de las razones de las hoy más frecuentes inundaciones (incluyendo a la refinería).

Rocío Nahle es una muestra del desaseo, desfachatez y nula importancia que le da la 4t a la responsabilidad de gobernar. Nahle y lo peor de la 4t ahora en Veracruz.

Es noticia ahora