La rebeldía judicial se empieza germinar

PESAR DE las múltiples señales y advertencias que desde hace un año se perfilaban, la ministra presidenta de la Suprema Corte de Justicia de la Nación no creía que los otros dos poderes, el Ejecutivo y el Legislativo, le quitaran al Poder Judicial una bolsa millonaria de recursos que están en sus 14 fideicomisos.

Esta semana los diputados de Morena le asestaron la primera estocada con la aprobación de la iniciativa de ley que extingue 13 de ellos, lo que representa la transferencia a la Tesorería de la Federación de casi 16 mil millones de los 21 mil millones de pesos que concentran en cuentas de Nacional Financiera, que dirige Luis Antonio Ramírez.

Aquí le platicamos que hace alrededor de un mes Norma Piña tuvo un primer encuentro con Ignacio Mier, el diputado morenista presidente de la Junta de Coordinación Política y operador en San Lázaro del recorte. Fue una reunión de acercamiento en la que también estuvo el ministro Juan Luis González Alcántara Carrancá.

Según trascendió, se puso en la mesa que en lugar de afectar los fideicomisos, de los 84 mil millones de pesos que el Poder Judicial está solicitando como presupuesto para el año próximo, se “descontaran” algo así como 10 mil millones.

De acuerdo con la misma versión, que fuentes de la misma Corte desestiman porque no tiene sentido ofrecer algo a sabiendas de que el Presidente tiene la mayoría en el Congreso para imponerse, tanto en la desaparición de los fideicomisos como en el recorte a su presupuesto, Mier no prometió nada.

Empieza a surgir un escenario no previsto ni por la Corte, ni por el Ejecutivo ni por el Legislativo: los más de 5 mil trabajadores que cada día están más conscientes del escenario que implica el austericidio y ya se están organizando en lo que podría ser la primera huelga judicial de México.

Por lo pronto, el líder del Sindicato Único de Trabajadores del Poder Judicial, que lidera Gilberto González Pimentel, alista una cascada de amparos y de manifestaciones, como que ya están queriendo iniciar pacíficamente empleados de Zacatecas.

Los trabajadores son bravos y eso todos lo están subestimando.

VIVIMOS TIEMPOS EN los que es aceptable que el victimario se haga la víctima. El abogado Rafael Cervantes Lebrija se dejó ir ayer fuerte contra el sistema de justicia de la CDMX, al que acusó de atentar en su contra. Pero la realidad siempre se abre paso: Cervantes es, por desgracia, “un ciudadano como millones más” …que no paga pensión alimenticia. Incluso en contravención a una sentencia firme, agravante de tan sólo un delito en su rosario de violaciones a la ley, todas con sello misógino. Como lo comprueba su desplegado, la justicia por ser mujer tampoco escapa a sus insultos. A pesar de contar con más procesos, le han respetado sus derechos hasta el ultra garantismo. La única medida cautelar que le han impuesto es firma mensual, que no sólo viola, sino que justifica, semanas después, con el desdén de afirmar a la autoridad que ha tenido que trabajar mucho para cumplir con la pensión… ¡que sigue sin pagar! A diferencia de millones de mexicanos, tiene dinero para desplegados y la carencia absoluta de humanidad para asistir, con un conjunto Gucci, a su audiencia inicial de imputación por el delito, insistimos, de incumplir con su obligación alimentaria. La audiencia para la que está citado el 17 de octubre ha sido solicitada por la Fiscalía de la CDMX, que cuenta con elementos para temer por la seguridad de la víctima. La audiencia ha sido retrasada ya en dos ocasiones por la defensa mediante falsificación de documentos y testigos.

HAY TRES RAZONES por las que la campaña de Xóchitl Gálvez está en un impasse. El cuarto de guerra de la precandidata del Frente Amplio por México está empeñada en “ciudadanizar” la campaña y y no quiere contaminarse de la estructura del PRI, PAN y PRD, ni de sus precandidatos a las gubernaturas, senadurías, diputaciones federales y locales y presidentes municipales. Los presidentes de los partidos, léase Alejandro Moreno, Marko Cortés y Jesús Zambrano, efectivamente quieren imponer en las listas plurinominales a los candidatos de sus partidos que no ganarían en una contienda electoral de mayoría, pero que sí representan los intereses de cada instituto político. El círculo cercano de la hidalguense quiere, a su vez, imponer, al menos, a 150 de los 300 candidatos a diputados federales. Serían de extracción de organismos empresariales, organizaciones sociales, líderes ciudadanos, académicos, profesionistas y representantes de la sociedad civil que no responden a ningún sello partidista. Xóchitl y su grupo están resueltos a “ciudadanizar” tanto su campaña, que se están quedando sin el apoyo del voto duro de los tres partidos y de sus estructuras en los 32 estados del país.

EL GRUPO DE los 10 de Monterrey y los líderes del Consejo Mexicano de Negocios son otros que están echados para atrás. La mayoría son concesionarios del gobierno y no quieren más pleitos con Andrés Manuel López Obrador ni con nada de la 4T. Ahora que les lanzaron a los operadores de los aeropuertos el obús de la revisión de las tarifas que cobran, aplicaron la máxima de que “calladitos están más bonitos”. Además, con el tabasqueño no les ha ido nada mal. Dos capitanes que ni son concesionarios ni sus negocios dependen del gobierno, y que por ello no tienen empacho en apoyar abiertamente a la candidata del Frente Amplio por México, Xóchitl Gálvez, son los dueños de Bimbo y la cadena de tiendas Coppel, Daniel Servitje y Agustín Coppel, respectivamente. Ya mucho más discreto “El Diablo” José Antonio Fernández Carbajal, de FEMSA, cuyos negocios tampoco dependen de los gobiernos.

LO QUE INICIÓ como una buena plataforma para la campaña de Claudia Sheinbaum hizo crisis a tal grado que muchas y muchos ya le sacan la vuelta. Se trata de la asociación civil Presidentas, que fundó Susana Cueto. Arrancó bien, con el objetivo de hacer asequible a la 4T a las mujeres de estratos económicos altos y clases medias. Sin embargo, Cueto entró en conflicto ya con muchas que la apoyaron, en parte por sus manejos y en parte por prometer lo que no está a su alcance, lo que fracturó a su grupo y la convirtió en un lastre para la propia Sheinbaum y su círculo cercano. Presidentas tenía por objeto promocionarla, organizarle eventos y recaudarle fondos para la causa cuatroteísta, en un segmento de la población que no es afín a Andrés Manuel López Obrador.

JOSÉ FRANCISCO YUNES Zorrilla quiere contender nuevamente por la gubernatura de Veracruz, pese a que hace seis años perdió frente al morenista Cuitláhuac García. Con todo, el priísta es el único que ha mantenido con mayoría su distrito, Perote. Ha sido diputado federal tres veces y una senador. Lleva nueve elecciones ganadas. Con esas cartas buscará ser el abanderado del FAM y en una de ésas podría sumar a Movimiento Ciudadano. Tiene buena relación con Dante Delgado, que como veracruzano y exgobernador interino de ese estado en el sexenio de Carlos Salinas, no permitiría otro gobierno de Morena, por más que Rocío Nahle ya se sienta la próxima gobernadora.

Más del autor

Es noticia ahora