Crónica del año en que vino el pasado y se fue el pasado

El 13 de agosto de 1790 se cumplía un aniversario más de la caída de Tenochtitlan. Ese día, el pasado prehispánico regresó a la Ciudad de México: una cuadrilla que realizaba trabajos de nivelación y empedrado en el extremo sur de lo que hoy llamamos el Zócalo, desenterraron una figura de piedra “de tamaño considerable”, que según uno de los guardias del Palacio, el alabardero José Gómez, tenía “una calavera en las espaldas, y por delante otra calavera con cuatro manos y figuras en el resto del cuerpo, pero sin pies ni cabeza”.

Me intriga esa clase de coincidencias. El 21 de febrero de 1978, año en que Jorge Gurría Lacroix determinó que aquella figura encontrada en el Zócalo –que no era otra que la diosa Coatlicue–, era la misma que el conquistador Andrés de Tapia había visto en lo alto del Templo Mayor, un trabajador de Luz y Fuerza que había descendido por una alcantarilla para instalar o reparar un transformador, golpeó el suelo con su pala y vio que aparecía un relieve de piedra.

Lee también Apagones en todo el país: Sistema eléctrico nacional entra en estado de emergencia

Entonces, el pasado prehispánico regresó de nueva cuenta a la ciudad.

Aquel trabajador, Mario Alberto Espejel, acababa de encontrar la escultura de la diosa Coyolxauhqui, que en el sistema religioso de los mexicas era precisamente la hija de Coatlicue, el ídolo “sin pies ni cabeza” que había sido encontrado dos siglos antes.

La prensa, el radio, la televisión, prácticamente todos los medios se volcaron a mirar por aquella alcantarilla a la ciudad que dormía allá abajo. Los arqueólogos Felipe Solís y Eduardo Matos Moctezuma determinaron que la Coyolxauhqui debía hallarse justamente a los pies del Templo Mayor, y el presidente López Portillo, que se sentía encarnación de Quetzalcóatl, ordenó que todos los edificios que pudieran hallarse sobre el templo anhelado fueran demolidos.

Inició la destrucción de una manzana localizada en el kilómetro cero de la ciudad, donde se habían alzado las primeras casas de los conquistadores. Se desataron encendidos debates. Viejos edificios cayeron, quedaron reducidos a escombros.

Aquella parte del centro se volvió una zona de ruinas como las que describe fray Bernardino de Sahagún tras la caída de Tenochtitlan. Pero no solo el centro era una ruina, sino la ciudad entera. A consecuencia de un tráfico vehicular que en 1978 se había vuelto inmanejable, se decidió reorganizar la traza urbana: ensanchar avenidas, desaparecer glorietas, conectar unas calles con otras, eliminar camellones cuyos árboles tenían la edad de las colonias más antiguas.

Así que en 1978 vino el pasado y se fue el pasado: más de 1700 casas y edificios fueron derribados. Se expropiaron inmuebles de manera salvaje. Con ellos, la memoria de cientos de miles se evaporó. A la ciudad se le abrieron largas cicatrices llamadas Ejes Viales: 6 al Norte, 13 al Sur, 7 al Oriente, 7 al Poniente.

Durante 14 meses la vida en la ciudad de México fue un infierno. La gente no cabía en el Metro. Los camiones pasaban llenos y con gente colgada. Las obras mantenían cerradas calles y avenidas en todos los rumbos. Todo era gris. Todo era ruido, polvo, smog y congestionamientos.

El regente Hank González se volvió uno de los políticos más odiados. Tanto, que muchos le llamaban Gengis Hank. En el primer poema en el que la vieja San Juan de Letrán fue llamada ya Eje Lázaro Cárdenas, Arturo Trejo Villafuerte puso esta dedicatoria: “A Hank González que acabó con todo / menos con nuestra rabia”.

Cuando los Ejes Viales quedaron terminados, las calles se llenaron de camiones llamados Delfines y Ballenas. Como ha descubierto acertadamente Carlos Villasana, en aquellos años todos viajábamos en cetáceos.

En aquellas flamantes unidades diseñadas para 40 pasajeros no se permitía a nadie viajar de pie. Más tarde, cuando la realidad nos alcanzó, los choferes dejaban subir a otras 15 o 20 personas con la condición de que viajaran agachadas –para no ser detectadas por las patrullas. Doy mi palabra de honor de que eso ocurrió.

Era el año en que José José había alcanzado la apoteosis y en todos los radios sonaba “Volcán”. Camilo Sesto hacía su lucha con “Si tú te vas”, y porque resonaba a toda hora en las estaciones de radio, ese año nos enteramos también que Julio Iglesias se olvidó de vivir.

En el cuadrante uno pasaba por Radio Hits, Radio Centro, Radio Chapultepec, Radio Felicidad, Radio Capital (“la discoteca de la gente joven”) y La Pantera. Aún estaba de moda la Zona Rosa y en la televisión promocionaban La Madelon, Valentino’s, y el Casablanca: antros rutilantes del llamado Conjunto Marrakech.

En la tele pasaban Hulk, La Mujer Biónica y La Mujer Maravilla. Fue el año del despegue inolvidable de La Carabina de Ambrosio. Dos telenovelas, “Rina” y “Mamá Campanita” (con Ofelia Medina y Silvia Derbez, respectivamente), clavaban a la gente a las pantallas. Una película, “Fiebre de sábado por la noche”, había cambiado por completo la forma de vestir (chalecos, camisas de poliéster, vestidos envolventes, pantalones acampanados) y para colmo, jóvenes, niños, adolescentes, nos peinábamos con las pistolas de aire de nuestras hermanas. Gulp.

Julio Alemán se echaba en los comerciales sus roles de canela. Coca Cola era la chispa de la vida y a Sears acababa de llegar el control remoto, con el que uno podía realizar las operaciones de encendido, cambio de canales y apagado, sin levantarse. El himno indiscutible de aquel tiempo fue la canción de los Bee Gees que cerraba la película de Travolta…

Llegaba el pasado y se iba el pasado, y toda esa ciudad volvería a irse en el minuto y medio que duró el sismo del 85.

Hace ya 45 años que la Coyolxauhqui marcó radicalmente un cambio de época. ¿Hablé de coincidencias? También dos siglos antes, tras el hallazgo de Coatlicue, la ciudad se transformó de arriba de abajo; ese cambio está descrito en el Diario del alabardero José Gómez. Parece que cuando despiertan, los dioses no nos dejan en paz. Pero esa es otra historia.

Más de Héctor de Mauleón Ver perfil

El choque entre la Iglesia y “Ya saben quién”

El domingo pasado, durante una misa que ofició en la Catedral de Cuernavaca, el obispo Ramón Castro Castro, secretario de la Conferencia del Episcopado Mexicano, CEM, llevó a un nuevo nivel la confrontación entre la iglesia y el gobierno de Andrés Manuel López Obrador. Castro Castro afirmó que el caso del obispo emérito Salvador Rangel, uno de los mayores escándalos […]

El libro que provocó la cólera de AMLO

En un inaudito abuso de poder, con una bajeza y una falta de escrúpulos que tal vez no se había visto en la historia reciente de México, en absoluta violación a la Ley de Protección de Datos Personales y como banderazo de salida de una mezquina y brutal campaña de acoso y difamación, el gobierno de Andrés Manuel […]

AMLO y el Cártel de Sinaloa

En diciembre de 2010, Gerardo Fernández Noroña repartió en la Cámara de Diputados 320 ejemplares del que era por entonces el nuevo libro de la periodista Anabel Hernández: “Los señores del narco”. El diputado petista recorrió curul por curul, depositando el libro entre los legisladores presentes, entre otros, los panistas Josefina Vázquez Mota y César Nava. “¡Es una denuncia brutal!”, […]

Columnas recientes

Foto del avatar

Salvador García Soto

Columnas

Baja California, entre la tragedia y el narcogobierno

El brutal asesinato de tres jóvenes surfistas extranjeros en las playas de Baja California, dos hermanos australianos y un amigo estadounidense que apenas rebasaban los 30 años, ha puesto los reflectores sobre lo que está pasando en ese estado donde la violencia del narcotráfico ha vuelto con toda su crudeza e impunidad, en medio de denuncias públicas y abiertas sobre la existencia […]

Foto del avatar

Raymundo Riva Palacio

Columnas

Mentiras electorales

Una vez más, como ha sido recurrente a lo largo de su agonizante sexenio, el presidente Andrés Manuel López Obrador se lanzó contra medios y periodistas este lunes, y pidió a la ciudadanía que aprenda a leer periódicos, a escuchar la radio y ver la televisión, y que ya no le hicieran caso a los […]

Foto del avatar

Carlos Loret de Mola

Columnas

El militar acusado de huachicolero rompe el silencio y contraataca al régimen

No sé si el general Eduardo León Trauwitz es inocente o culpable. No sé si es el alto mando militar que facilitó la operación de los huachicoleros en Pemex durante el sexenio pasado, en el que se rompieron todos los récords de robo de combustible. No sé si es el chivo expiatorio del presidente López Obrador para esconder sus fracasos en Petróleos […]

De acuerdo con diversas publicaciones en X, usuarios reportaron fallas en el suministro eléctrico en Ciudad de México y Estado de México, Tamaulipas, Puebla, San Luis Potosí, Querétaro y Guerrero. Foto: Especial

Apagones en todo el país: Sistema eléctrico nacional entra en estado de emergencia

El Centro Nacional de Control de Energía (Cenace) declaró el Sistema Interconectado Nacional (SIN) en estado operativo de emergencia durante 48 minutos este martes, desde las 17:04 hasta las 17:52. Posteriormente, el SIN fue declarado en estado de alerta, aunque en redes sociales se reportaron apagones en diversas regiones del país antes de las 20:00 […]

Columnas
Menú

¿Qué es SonoraPresente?

Somos mucho más que un portal en línea: somos una experiencia multimedia completa. Desde nuestros videos de análisis político y shorts informativos en SP TV hasta nuestra cobertura en SP+ con noticias en un minuto. SonoraPresente: Donde la información es poder y el análisis es libertad.

Suscríbete a nuestro boletín

Únete a más de 3,000 personas y mantente informado.