Los lujos del Senado: Olvido de la austeridad republicana

La Cámara alta eleva sus gastos en servicios y comestibles