Cárteles mexicanos utilizan el envío de remesas para lavar dinero

Una madre mexicana entró en un banco de Culiacán, Sinaloa, donde esperaba una remesa de 8 mil dólares de los Estados Unidos. Retiró los fondos, luego cruzó la ciudad y depositó casi todo en cuentas en dos bancos diferentes.

El dinero enviado a casa por los trabajadores migrantes es un salvavidas para millones de mexicanos. Pero la mujer nunca había conocido a la persona que le transfirió los fondos, ni a los dueños de las cuentas donde tomó el efectivo. Lo que ella sí sabía: El cártel de Sinaloa, uno de los grupos narcotraficantes más grandes del mundo, había arreglado cuidadosamente el trato para repatriar las ganancias de las ventas de drogas en Estados Unidos a México disfrazadas de remesas de rutina.

Lee también El PAN cree que la CDMX se podría definir en la justicia y le ordenó a Gil Zuarth preparar la batalla judicial

Fue el comienzo del dinero fácil para la mujer, quien dijo que anteriormente había tenido problemas para llegar a fin de mes limpiando casas. Al recordar ese día de abril de 2014 para Reuters, estimó que había ganado unos 17 mil dólares a lo largo de los años reclutando a otros para el plan y cobrando remesas por un total de cientos de miles de dólares, pero nunca demasiado o con demasiada frecuencia, para evitar el escrutinio de las autoridades bancarias.

La mujer mostró a Reuters mensajes de WhatsApp en su teléfono que, según dijo, eran de traficantes que coordinaban la recogida y entrega de sus remesas. Uno de principios de 2022 decía: “Te están esperando afuera. Ellos saben quién eres. Dales el dinero.

La madre de Culiacán es parte de un ejército de civiles reclutados por el Cartel de Sinaloa y otros sindicatos de drogas en todo México para ayudar a mover las ganancias de las drogas ilícitas obtenidas en los Estados Unidos al sur de la frontera. El plan delictivo se basa esencialmente en la vasta red legal de empresas de transferencia de dinero que ayudan a los trabajadores migrantes a enviar dinero a sus familias.

Las remesas a México, que provienen casi en su totalidad de Estados Unidos, alcanzaron un récord de 58 mil 500 millones de dólares el año pasado, según datos del banco central de México. Eso es un aumento de 25 mil millones, o 74%, en comparación con 2018, cuando el presidente Andrés Manuel López Obrador llegó al poder. La economía de México ha tardado en recuperarse de la pandemia de coronavirus, un factor que ha impulsado la migración a Estados Unidos en los últimos años junto con las remesas que los trabajadores envían a casa.

 

A medida que las remesas legítimas se han disparado, se ha vuelto cada vez más fácil para los cárteles disfrazar sus ganancias mal habidas en pequeñas transferencias enviadas a personas promedio en todo México que no tienen vínculos obvios con el crimen organizado, según cuatro funcionarios de seguridad de Estados Unidos y México.

Los cárteles están inundados de efectivo de las ventas estadounidenses de fentanilo, cocaína, heroína, metanfetaminas y marihuana. En la actualidad, hasta el 10% de todas las remesas con destino a México pueden ser dinero de la droga movido por organizaciones criminales como el cártel de Sinaloa y el cártel Jalisco Nueva Generación, según un funcionario del gobierno de Estados Unidos que trabaja en finanzas ilícitas.

Varias características del sector de las remesas lo convierten en un vehículo atractivo a través del cual los fondos delictivos pueden ingresar al sistema financiero, según cuatro ejecutivos de la industria y funcionarios encargados de hacer cumplir la ley de México y Estados Unidos. El principal de ellos es el alcance mundial de esta red y las transacciones en efectivo de tamaño modesto que la impulsan. Los requisitos de identificación para tales transferencias son más flexibles que los necesarios para establecer una cuenta bancaria formal o para transferir sumas significativas de dinero.

Reuters entrevistó a dos docenas de residentes de México que dijeron que el cártel de Sinaloa les había pagado para actuar como conductos de remesas, entregando el dinero a los operativos del cartel después de recibirlo. Los registros de ocho casos judiciales federales de Estados Unidos y las entrevistas con una docena de expertos de la industria, analistas y agentes de la ley en ambos lados de la frontera pintan una imagen detallada de cómo funciona la empresa criminal.

Siete empresas de transferencia de dinero y bancos que respondieron a las consultas de Reuters dijeron que trabajan constantemente para frustrar a los delincuentes. Western Union, con sede en Colorado, el operador de transferencia de dinero más grande del mundo, dijo en un comunicado que dedica “recursos significativos para ayudar a detectar y disuadir el mal uso de nuestros servicios”.

Jorge Godínez, director para las Américas de WorldRemit, un servicio de transferencia de dinero con sede en Londres, se mostró escéptico de que los estafadores recurran a las remesas para mover grandes sumas de dinero en pequeñas porciones. “Tendrían que hacer muchas transacciones”, dijo Godínez. “No lo descarto, pero es un poco más de trabajo”.

El uso de remesas para mover el dinero del narcotráfico se vio potenciado por la pandemia de Covid-19 después de que las rutas de viaje establecidas desde hace mucho tiempo se vieran alteradas por cierres y medidas de confinamiento, según cuatro funcionarios de seguridad de Estados Unidos y México.

Entre marzo de 2020 y noviembre de 2021, la frontera entre Estados Unidos y México estuvo cerrada a todos los viajes, excepto a los esenciales. Eso hizo que el método tradicional de repatriación de las ganancias de las drogas (el contrabando masivo de dinero en efectivo escondido en automóviles, camiones y remolques de carga hacia el sur) fuera mucho más difícil.

 

En una señal de creciente preocupación dentro del gobierno de los Estados Unidos, la oficina del Director de Inteligencia Nacional, el principal proveedor de inteligencia del presidente, incluyó por primera vez este año en su informe anual de evaluación de amenazas sobre la “explotación de canales legítimos de remesas” por parte de organizaciones delictivas transnacionales para lavar dinero. El informe no destacó a ninguna empresa de transferencia de dinero.

El uso de tales transferencias por parte de los narcos no es un fenómeno nuevo, pero el enorme aumento de las remesas de Estados Unidos a México en los últimos años “ayuda a ofuscar esta práctica”, según una persona familiarizada con el informe. Se cree que el Cartel de Sinaloa y el Cartel de Jalisco Nueva Generación se encuentran entre los grupos de la droga que utilizan las remesas para repatriar las ganancias de las drogas, dijo la persona.

“Muchos a muchos”

 

Existe un patrón claro sobre cómo se lava el dinero a través de las remesas, según el funcionario estadounidense que trabaja en finanzas ilícitas, las personas que han participado en el esquema en México y los documentos judiciales federales revisados ​​por Reuters sobre procesos de lavado de dinero en Estados Unidos.

En los Estados Unidos, gran parte del comercio de remesas se realiza a través de tiendas de barrio, cadenas de tiendas minoristas y casas de cambio. Estas empresas se registran como agentes con una o más de las empresas de transferencia de dinero, por ejemplo, Western Union, y exhiben los logotipos familiares de estas empresas en sus tiendas para atraer a los clientes.

 

Los minoristas reciben capacitación de las empresas de transferencia de dinero sobre cómo usar sus plataformas tecnológicas, detectar transacciones sospechosas y cumplir con las leyes estadounidenses contra el lavado de dinero. A los agentes se les paga una comisión por cada transacción que procesan. Los clientes pueden traer dinero en efectivo y enviarlo al exterior. Ni los remitentes ni los destinatarios están obligados a tener una cuenta bancaria.

Esta red fragmentada es clave para el funcionamiento del esquema, según las personas y los documentos. Aunque las empresas de transferencia de dinero tienen sistemas internos diseñados para detectar y reducir la actividad ilegal, los controles se basan en gran medida en verificaciones realizadas cara a cara con los clientes a nivel de tienda. Por lo tanto, las protecciones son tan sólidas como la honestidad y la diligencia de estos agentes familiares, algunos de los cuales supuestamente están aliados con narcotraficantes, según fuentes policiales y los ocho casos judiciales federales revisados ​​por Reuters que involucraron presunto lavado de dinero de la droga a través de transferencias de dinero.

El senador republicano estadounidense John Cornyn de Texas presentó en 2019 un proyecto de ley que requeriría que el Secretario del Tesoro analice el uso de remesas por parte de delincuentes para el tráfico de narcóticos y otras actividades ilícitas, y proponga una estrategia para detenerlo. Esa legislación propuesta se convirtió en parte de un proyecto de ley más amplio contra el lavado de dinero.

La Red de Ejecución de Delitos Financieros (FinCen) del Departamento del Tesoro de Estados Unidos, cuyo trabajo es frustrar el lavado de dinero, dijo en un comunicado que “supervisa y evalúa constantemente los asuntos de cumplimiento” contra las instituciones financieras, incluidas las empresas de remesas.

Actualmente, la ley de Estados Unidos exige que los transmisores de dinero mantengan registros de todas las transacciones de 3 mil dólares o más durante cinco años, incluidos los nombres y direcciones de las personas en ambos extremos de cada transferencia. La actividad sospechosa debe ser reportada a FinCen. Para pasar desapercibidos, los delincuentes tienden a mantener sus transacciones por debajo del umbral de esta cantidad según los documentos judiciales y las personas que dijeron que lavaron dinero de esta manera.

Las tiendas de remesas también tienen sus propios procedimientos internos, y muchas requieren rutinariamente que los remitentes muestren una identificación y proporcionen números de teléfono para transferencias de cualquier tamaño. Pero esta información se fabrica fácilmente, en particular por parte de personas corruptas que manejan estos escaparates, lo que dificulta que las fuerzas del orden identifiquen patrones, según documentos de los ocho casos federales y funcionarios en ambos lados de la frontera.

El proceso de dividir grandes cantidades de dinero en transacciones más pequeñas para evitar los requisitos de presentación de informes se conoce comúnmente como “pitufeo” o “estructuración”. La movilización de un gran número de personas o “pitufos” para enviar y recibir esas modestas sumas se denomina “muchos a muchos” por parte de los agentes de las fuerzas del orden estadounidenses.

Los cómplices con sede en Estados Unidos que envían dinero al sur pueden obtener sobornos de los cárteles de hasta el 10% del valor de las transferencias individuales que rara vez superan los mil dólares, según el funcionario estadounidense y una acusación federal de 2019 de presuntos delincuentes que dirigen una red de lavado de dinero en Ohio.

 

El tamaño promedio de las remesas enviadas a México en 2022 fue de 390 dólares, según datos del banco central del país. Esos fondos a menudo se envían a comerciantes mexicanos, incluidas tiendas de conveniencia, supermercados, farmacias y grandes almacenes.

Dos docenas de “pitufos” con sede en México que dijeron trabajar para el cártel de Sinaloa afirmaron a Reuters que prefieren tratar con minoristas porque esos negocios tienden a hacer menos preguntas que los bancos. Señalaron que, por lo general, deben mostrar su tarjeta de identificación oficial de votante; proporcionar el nombre del remitente y su relación con esa persona; y presentar un número de seguimiento de transacciones que los remitentes comparten sólo con los destinatarios: detalles que el cártel les proporciona de antemano a través de mensajes de texto o mensajes de Whatsapp.

Los receptores en México normalmente se quedan con el 1% de las ganancias como compensación, dijeron las personas, y los nuevos reclutas se embolsan una mayor parte en su primera transacción para atraerlos a la estafa. Los funcionarios de seguridad dijeron que a los “pitufos” mexicanos se les paga menos que a sus contrapartes estadounidenses porque el riesgo de arresto es menor

En Estados Unidos, al menos siete casos de narcotráfico que involucraron el uso de remesas para enviar ganancias a México han sido procesados ​​con éxito desde 2017 en tribunales federales de Colorado, Georgia, Ohio, Oklahoma, Texas, Virginia y el estado de Washington. Colectivamente, esos casos involucraron el lavado de más de 100 millones de dólares entre 2013 y 2020, según documentos judiciales presentados por los fiscales. Al menos 81 personas acusadas en esos casos se han declarado culpables de delitos que incluyen conspiración para cometer lavado de dinero y distribuir narcóticos, y posesión ilegal de armas de fuego.

El entonces fiscal federal John Horn, quien procesó el caso de Georgia, dijo que los cárteles mexicanos “pueden haber encontrado un medio efectivo a través de remitentes sin escrúpulos” para devolver sus ganancias de drogas a México, según un comunicado de prensa del 21 de junio de 2017 emitido en ese momento.

El gobierno en ese caso alegó que 11 acusados ​​usaron remesas para lavar más de 40 millones de dólares entre 2013 y 2017 en nueve pequeñas empresas en el área metropolitana de Atlanta que ofrecían servicios de transferencia de dinero, incluida una gasolinera y un restaurante de tacos. Nueve de los acusados ​​se declararon culpables, mientras que dos siguen prófugos. Todos eran gerentes de tiendas o empleados que, según los fiscales, aceptaron a sabiendas grandes cantidades de efectivo de los narcotraficantes, lo dividieron en pequeñas transacciones para evadir los requisitos de información y lo transfirieron con los nombres de clientes ficticios a cambio de sobornos.

De los nueve acusados ​​sentenciados a prisión, uno permanece en prisión y seis fueron puestos en libertad, según los registros de la Oficina Federal de Prisiones, que no contenían información sobre los dos restantes.

En el caso de Ohio, los fiscales federales alegaron en 2019 que una red familiar de tres tiendas de teléfonos celulares en Columbus que ofrecían servicios de transferencia de dinero había movido 44 millones de dólares en ganancias de drogas ilícitas a México entre 2013 y 2019 en transacciones que nunca excedieron los mil dólares. Esas tiendas, Express Cellular, Los Rosales y Los Rosales 2, vendían muy poca mercancía y eran esencialmente frentes de lavado de dinero cuyos clientes reales eran traficantes de heroína, fentanilo y marihuana que pagaban a los dueños hasta el 10% de cada transferencia, dijeron los fiscales.

Los fiscales federales en Missouri el año pasado revelaron cargos contra supuestos participantes en una supuesta conspiración de 4.7 millones de dólares para distribuir heroína, fentanilo y metanfetaminas en suelo estadounidense y enviar parte de las ganancias a México a través de remesas. Entre las 44 personas acusadas se encontraban los dueños de tres pequeñas tiendas de Kansas City desde donde los fiscales dicen que se transfirió el dinero de las drogas.

Ninguna empresa de transferencia de dinero cuyos agentes independientes quedaron detenidos en el operativo fue acusada en los ocho casos federales. Aun así, los fiscales en esos casos mencionaron a varias de esas empresas en documentos judiciales porque dijeron que los acusados ​​habían usado sus plataformas para transferir dinero del narcotráfico.

Las empresas mencionadas fueron: DolEx con sede en Texas, Girosol con sede en Florida, Boss Revolution (propiedad de IDT Corporation con sede en Nueva Jersey), Intermex con sede en Miami, Omnex con sede en Nueva Jersey, Ria (propiedad de Euronet con sede en Kansas), California Sigue, con sede, y Transfast, con sede en Nueva York.

Muerto a tiros

 

En Culiacán, la ex limpiadora de casas que comenzó a cobrar remesas para el cártel de Sinaloa en 2014 dijo que inicialmente se había sentido nerviosa por involucrarse con narcos, pero lo hizo por necesidad.

Recientemente, había regresado con su hija a México desde los Estados Unidos y estaba luchando para vivir con sus ingresos mensuales de 150 dólares cuando un vecino sugirió una forma de ganar dinero fácil.

Su corte inicial de 230 dólares se destinó a pagar el alquiler de ese mes. Pronto, estaba cobrando remesas con regularidad, pero no más de tres veces al mes, un límite impuesto por el cártel. A veces, sus supervisores le enviaban mensajes de que debía tomarse un descanso durante unos meses, dijo.

La mujer dijo que recibió alrededor del 1% de cada remesa que cobró. Pero una buena parte de sus ganancias totales, alrededor de 8 mil dólares, provino de traer a otros al ring. Ella dijo que le pagaron 40 dólares por cabeza para las personas que ella misma reclutó, 20 dólares por cada persona que trajeron sus alistados, seguido de un pago final de 10 dólares por persona del siguiente nivel de la pirámide.

Dijo que el trabajo no la ha hecho rica, pero le ha hecho la vida un poco más cómoda. “Utilizamos el dinero para mejorar la casa”, dijo.

Noticias relacionadas

Nacional

AMLO ya no distingue homicidios de violencia: “No hay más violencia, sino más homicidios”, dice en mañanera

En respuesta a preguntas sobre el incremento en el número de asesinatos durante su administración, el presidente Andrés Manuel López Obrador argumentó en su conferencia matutina de este lunes que, aunque los homicidios han aumentado, otros delitos como robos y secuestros han disminuido significativamente. Desde el Palacio Nacional, el mandatario enfatizó que no se trata […]

Nacional

Lilly Téllez acusa mordaza: Revela que hay 3 denuncias en el INE para silenciar su colaboración con Ciro

Lilly Téllez, candidata del PAN al Senado de la República, acusó que el gobierno de Sonora ha interpuesto 3 denuncias ante el Instituto Nacional Electoral (INE) para evitar su participación en el programa Ciro Gómez Leyva Por La Mañana. Durante su colaboración en el programa radiofónico de Ciro Gómez Leyva en Grupo Fórmula, la panista señaló que la administración […]

Nacional

Detención de integrantes del Cártel de Sinaloa genera bloqueos carreteros en Zacatecas

Zacatecas.- Derivado de varios operativos y detenciones de presuntos integrantes del Cártel de Sinaloa, la noche del domingo ocurrió una serie de bloqueos carreteros y quema de vehículos en varios municipios como Pánfilo Natera, Troncoso y Calera. Cerca de la medianoche se reportó que la caseta de cobro de Calera fue incendiada, así como diversos vehículos en esa misma zona, […]

Foto: Presidencia

AMLO ya no distingue homicidios de violencia: “No hay más violencia, sino más homicidios”, dice en mañanera

En respuesta a preguntas sobre el incremento en el número de asesinatos durante su administración, el presidente Andrés Manuel López Obrador argumentó en su conferencia matutina de este lunes que, aunque los homicidios han aumentado, otros delitos como robos y secuestros han disminuido significativamente. Desde el Palacio Nacional, el mandatario enfatizó que no se trata […]

Nacional
Menú

¿Qué es SonoraPresente?

Somos mucho más que un portal en línea: somos una experiencia multimedia completa. Desde nuestros videos de análisis político y shorts informativos en SP TV hasta nuestra cobertura en SP+ con noticias en un minuto. SonoraPresente: Donde la información es poder y el análisis es libertad.

Suscríbete a nuestro boletín

Únete a más de 3,000 personas y mantente informado.