Los rusos en México

Es un secreto a voces que Rusia abusa de la figura diplomática para infiltrar espías, sobre todo en tiempos de guerra.

Hay cosas que pasan frente a nuestros ojos y no las vemos. Es parte de la normalización en la cual vivimos como sociedad. Un ejemplo es el incremento de personal diplomático ruso en México después de la invasión a Ucrania, en el contexto de su expansión política y militar en América Latina. La primera alarma la tocó en marzo del año pasado el general Glen VanHerck, jefe del Comando Norte, en una audiencia en el Comité de Servicios Armados del Senado de Estados Unidos. “México tiene actualmente el mayor número de espías en el mundo”, afirmó. Las reacciones aquí fueron nimias. El presidente Andrés Manuel López Obrador dijo que México era un país independiente y soberano, y ahí quedó todo. A otra cosa.

Pero no todos le hicieron caso. En abril del año pasado, la veterana corresponsal mexicana en Washington, Dolia Estévez, retomó el testimonio de VanHerck subrayando que la posición de México ante la invasión no era percibida en Washington como neutral, sino favorable a Rusia y al presidente Vladímir Putin, y que por la fácil interconexión y acceso con Estados Unidos, México era una plaza perfecta para el espionaje ruso, cuyo número de agentes, manejados desde la embajada en Tacubaya, había crecido en cuestión de semanas, a 49, menos de los 73 de Canadá, pero más de los 46 –sin contar consultados– de Estados Unidos.

Lee también El ‘Tren Maya’ del norte: desata polémica y acusaciones de ecocidio y abuso

Estévez profundizó su investigación. En mayo pasado reveló que en los meses subsiguientes, la embajada rusa acreditó a 36 nuevos diplomáticos, con lo que llegaron a 85. El número no dice mucho, pero el aumento de casi 60 por ciento de diplomáticos rusos en nuestro país no tiene ni justificación ni precedente, y fue procesado por la embajada de México en Moscú y autorizada por la Secretaría de Relaciones Exteriores.

El brinco en el número de diplomáticos rusos en México no levantó las cejas ni motivó solicitudes de explicaciones al entonces secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard. Pasó sin sobresaltos, pese a que en las revelaciones de Estévez recordaba que es un secreto a voces que Rusia abusa de la figura diplomática para infiltrar espías, sobre todo en tiempos de guerra. La historia es vieja. En los tiempos de la Guerra Fría, Estados Unidos tenía en México la segunda estación de la CIA más grande del mundo, sólo después de Viena, la capital austriaca, que era la puerta de entrada de Occidente al mundo comunista.

Viena y la Ciudad de México eran las Casablancas de la posguerra, donde los servicios de inteligencia comunistas peleaban con sus contrapartes estadounidenses y occidentales. Inteligencia y contrainteligencia era, y sigue siendo, el nombre del juego, donde México había pasado a jugar un papel preponderante desde 1956, cuando un desertor identificó a los espías de la KGB y el GRU –el servicio de inteligencia militar– en Canadá, lo que provocó una expulsión en masa. Harry Rositsky, que por 25 años dirigió las operaciones encubiertas de la CIA contra la Unión Soviética, me dijo a finales de los 70 en su casa en Middleburg, Virginia, donde vivía el retiro, que México se había convertido en su nueva base de operaciones tras las dañinas revelaciones que había hecho Igor Gouzenko, un decodificador en la embajada en Ottawa, que se entregó al gobierno canadiense.

El jefe de la oficina de la KGB en México en esos tiempos era Oleg Netchiporenko, que había llegado en 1961, y que operaba la red de espías desde una oficina ubicada en el tercer piso de la embajada, considerada como una de las cinco más importantes fuera de territorio soviético, de acuerdo con un expediente desclasificado por el Cisen que obtuvo Newsweek en Español. Netchiporenko se trenzó eficazmente durante una década con los servicios de inteligencia de Estados Unidos y Occidente, donde hubo muertos en suelo mexicano y utilización regular de una columna firmada con un seudónimo en Excélsior, donde se transmitían órdenes a los espías rusos.

Mientras México sólo prestara su territorio y ninguna agencia de inteligencia interfiriera en los asuntos internos, el gobierno sólo las vigilaba y toleraba. Pero en 1971 se detectó el apoyo que estaba dando la KGB a los movimientos armados que florecieron durante el gobierno de Luis Echeverría, y comenzó a expulsarlos, incluido el jefe de la KGB. Desde entonces, pese a que la actividad de espionaje de todos los servicios que se respetan en el mundo siguieron haciéndolo, no se había registrado un momento como el actual.

John Feeley, embajador en retiro y un experto en México, donde trabajó varios años, le comentó a Estévez, a propósito del incremento súbito de personal ruso en este país, que “el número de diplomáticos rusos en México no tendría ningún sentido si lo que estuvieran haciendo fueran labores tradicionales de la embajada. Los espías casi siempre tienen cobertura diplomática”. El incremento de espías coincidió con la llegada a México del nuevo embajador ruso, Nikolái Sofinskiy, que en su primer mensaje invitó a México a unirse al “concepto ruso de orden multipolar”.

La embajada rusa en México buscó desacreditar a Estévez en las redes sociales, pero nunca desmintió el fondo de su trabajo: el incremento inusitado del personal ruso en México. Ni con la abierta intervención rusa, buscando la censura para la periodista, el tema brincó al interés del público mexicano. Pero en Washington, Mary Anastasia O’Grady, de The Wall Street Journal, lo registró. En su columna semanal sobre América Latina, este lunes, habló de México como la principal plataforma de espionaje ruso en la región, al ser “un objetivo especialmente valioso”.

O’Grady reveló que Nikolái Patrushev, secretario del Consejo de Seguridad ruso y uno de los asesores más confiables del presidente Putin, encabeza una oscura cadena de espionaje para minar los intereses de Estados Unidos, en una estrategia de desestabilización de la democracia occidental en América Latina, sueño de ambos en la búsqueda de la restauración el viejo poder ruso en el mundo, que pasa, queramos verlo o no, por México.

Nota: esta columna reanudará su publicación el 17 de julio.

Más de Raymundo Riva Palacio Ver perfil

La paradoja del parlanchín

El mayor daño autoinfligido del presidente Andrés Manuel López Obrador, cuyas consecuencias apenas se van a empezar a cuantificar, probablemente es su declaración del pasado 21 de febrero, cuando reveló que intervenía en la Suprema Corte de Justicia y le pedía al entonces titular del Poder Judicial, Arturo Zaldívar, que “ayudara” hablando con los jueces, […]

Persecución a periodistas

Nadie se asombra de la belicosidad fúrica del Presidente en contra de medios y periodistas. La sorpresa, que casi nunca hay, es que no sean parte central de sus mañaneras. Tiene una sección dedicada semanalmente, que sólo tiene el reporte de seguridad y el avance de sus obras, pero a diferencia de todos los segmentos […]

Hay pleito

Durante décadas, una característica del periodismo mexicano ha sido que la información de mayor calidad no es la que aparece regularmente en las primeras planas de los periódicos o los noticiarios electrónicos, sino en las columnas políticas. A través de esos espacios, sobre todo a partir de que se agudizaron las contradicciones en el sistema […]

Columnas recientes

Foto del avatar

Arturo Ballesteros

Columnas

Escándalo Zaldívar…Sheinbaum llega a Sonora…¿Se caerá coalición?

Vaya viernes que se tuvo con la mañanera del Presidente, el escándalo que salió a relucir del ex Ministro y Presidente de la SCJN, Arturo Zaldívar y que semana, en lo local, ante la denuncia del PAN y PRD, para que tribunales “tumben” las candidaturas de la Coalición de MORENA y aliados, ‘Juntos Sigamos Haciendo Historia’. ZaldívarLee también […]

Foto del avatar

Bajo Reserva

Columnas

La batalla legal del exministro Zaldívar contra la presidenta de la Corte

Ayer, el exministro presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Arturo Zaldívar, aseguró a través de sus redes sociales que el máximo tribunal del país carece de un marco jurídico para sancionarlo en caso de que proceda la investigación en su contra. Sin embargo, en la Suprema Corte, aseguran que tienen otros datos.  […]

Foto del avatar

Héctor de Mauleón

Columnas

Zaldívar fue parte del robo más grande desde la Colonia

“El mayor robo que se ha cometido en México desde la época colonial”. Así ha definido el presidente López Obrador al Fobaproa, una y otra vez, desde el lejano 1997. Ese año, López Obrador se convirtió en el primer denunciante de un saqueo que, según afirma, hace palidecer los daños ocasionados por el llamado “error de diciembre”. En 1999, […]

El ‘Tren Maya’ del norte: desata polémica y acusaciones de ecocidio y abuso

Un nuevo ecocidio, abusos en la compra de terrenos y en general una profunda opacidad, ensombrecen los trabajos de construcción del llamado “Tren Maya” del Norte, que se construye en Sonora y que correrá por la frontera con Estados Unidos ofreciendo servicios de carga y de pasajeros. En su participación semanal con Ciro Gómez Leyva Por […]

Columnas
Menú

¿Qué es SonoraPresente?

Somos mucho más que un portal en línea: somos una experiencia multimedia completa. Desde nuestros videos de análisis político y shorts informativos en SP TV hasta nuestra cobertura en SP+ con noticias en un minuto. SonoraPresente: Donde la información es poder y el análisis es libertad.

Suscríbete a nuestro boletín

Únete a más de 3,000 personas y mantente informado.