A ocho años de la fuga del Chapo

Se cumplieron, la noche del martes 11, ocho años de la fuga de El Chapo Guzmán del penal del Altiplano. Han pasado los años y ha cambiado radicalmente la administración federal, pero aquella fuga sigue estando, incluso después del juicio a Guzmán Loera en Nueva York, en un cono de sombra.

Sabemos qué miembros de su grupo criminal lo ayudaron, hasta ahora sabemos de la participación de su esposa Emma Coronel, que próximamente quedará en libertad en Estados Unidos, pero de la verdadera trama que hubo detrás de esa fuga sabemos poco y nada.

Lee también El PAN cree que la CDMX se podría definir en la justicia y le ordenó a Gil Zuarth preparar la batalla judicial

La red externa que permitió la fuga de El Chapo Guzmán fue desmantelada tres meses después de la fuga, en octubre de 2015. Desde entonces se supo que El Chapo, luego de salir de su celda por el famoso túnel y con el largo tiempo que le dieron antes de que se diera la alerta roja en el penal, se trasladó, con un grupo de guardaespaldas, de la casa en la que concluía el túnel a San Juan del Río, allí, en una pista de aviación privada, le esperaban dos avionetas.

Una la usó El Chapo para trasladarse a su principal zona de protección, el triángulo dorado, donde confluyen Sinaloa, Durango y Chihuahua, la otra actuó como señuelo y se dirigió directamente a Culiacán, donde incluso tuvo un accidente a la hora de aterrizar.

Entre los que fueron detenidos desde el 2015 están los dos pilotos, un cuñado de El Chapo, que se dice que coordinó los trabajos; el constructor del túnel, que es el mismo que ya había construido otros para cruzar la frontera, y el coordinador de la defensa legal de Guzmán LoeraÓscar Manuel Gómez Núñez, quien organizó todos los aspectos, mantuvo la comunicación con El Chapo (lo visitaba hasta cinco horas diarias como cabeza de su equipo de abogados) e, incluso, fue quien pagó los gastos derivados de toda la operación. Pero, hasta el día de hoy, se desconoce cómo, y a través de quiénes, lograron coordinarse El Chapo, el abogado Gómez Núñez o su gente con las autoridades del penal.

Lo ocurrido aquella noche del 11 de julio no puede tratarse como una suma o cadena de negligencias o ineptitudes que se alimentan una a la otra. Hubo algunas demasiado obvias: cuando El Chapo se mete en el hoyo de la regadera se le debería ver, si estuviera parado, por lo menos medio cuerpo. Pasa media hora sin que nadie se preguntara dónde estaba. Hubo demasiadas cosas para explicar: los golpes que se escuchaban en la celda desde mucho antes de la fuga; la desconexión de los mecanismos de control, como el que medía los trabajos en los subsuelos en torno al penal; la cancelación de la vigilancia en el perímetro (la casa desde la cual se trabajó en el túnel durante nueve meses estaba a simple vista de una de las torres de vigilancia).

En el penal hubo una corrupción y un control mayor que permitió que tal número de complicidades se pudieran dar sin que hubiera, siquiera, filtraciones. Se entiende que entre los seis o siete involucrados externamente en la fuga privara la discrecionalidad: todos eran hombres cercanísimos a  El Chapo desde mucho tiempo atrás. Pero ¿cómo hicieron para garantizar la secrecía entre tanta gente involucrada dentro del penal o en las áreas de vigilancia y videovigilancia?, ¿cómo evitar que nadie se preguntara por los ruidos en el subsuelo o por las horas que pasaba El Chapo con sus abogados, sus visitantes o sus mujeres en visita conyugal?, ¿cómo explicar que durante meses hubiera equipos que no funcionaban y que nadie reclamara para que fueran reparados?, ¿quién supervisaba a jefes, encargados y sistemas?

Y a diferencia de la fuga de Puente Grande en el 2001, ahora la celda de El Chapo era controlada, simultáneamente, desde, por lo menos, tres espacios e instituciones diferentes. ¿Ninguna vio o escuchó nada anormal?

También lo son las consecuencias. La fuga de El Chapo fue equivalente a la de Pablo Escobar, cuando se escapó el 21 de julio de 1992 de la cárcel que él mismo se había construido, llamada La Catedral. Al tomar el poder, el entonces presidente colombiano César Gaviria había jurado ante la tumba del asesinado candidato Luis Carlos Galán capturar a EscobarEscobar se entregó, con un grupo de operadores y sicarios, en 1991. Desde su cárcel seguía manejando las operaciones del cártel e, incluso, los ajusticiamientos de rivales y de quienes no le guardaban lealtad. Gaviria ordenó, entonces, que fuera trasladado a un penal militar. Escobar se enteró y decidió la fuga, a través de una pared que había sido construida con yeso para facilitarla. Un año y medio después, el 2 de diciembre de 1993, luego de una persecución en la que participaron desde el gobierno colombiano hasta el estadunidense y desde grupos armados hasta cárteles adversarios, Escobar murió acribillado en una azotea de Medellín.

Cuando terminó esa persecución, Colombia había comprendido que la seguridad, más allá de partidos, presidentes, elecciones, no podía seguir por la misma ruta. Se concentraron y centralizaron fuerzas de seguridad de todo el país, incluyendo la Policía Nacional, con mandos propios, pero bajo tutela militar; se aumentó significativamente el presupuesto en seguridad al 3.5% del PIB, pero si se incluyen todos los rubros destinados a la seguridad interior alcanza el 6% del PIB. En México, el presupuesto para seguridad, incluyendo Fuerzas Armadas y Guardia Nacional, es menor al 1% del PIB. Y no tenemos definido siquiera un esquema legal para la seguridad. La fuga de El Chapo apenas si cambió las cosas. En el 2015, ese presupuesto era del 0.45% del PIB.

Más de Jorge Fernández Menéndez Ver perfil

La venganza como forma de gobierno

Dice Sándor Márai que “nunca son tan peligrosos los hombres como cuando se vengan de los crímenes que ellos han cometido”. El presidente López Obrador está actuando en el final de su mandato en modo venganza contra todo y contra quien desmitifique el legado que dice haber dejado al país, o sea, contra los crímenes que él mismo cometió. […]

El sexenio del millón de muertos

Quizá la playera de la Santa Muerte no fue sólo un mal meme o un ejercicio estúpido de proselitismo dirigido a los grupos criminales. La muerte ha ido de la mano con este sexenio. Las cifras son terribles: 808 mil muertos por covid, 500 mil más que las cifras oficiales, 300 mil más que los […]

El Grande, Don Rodo, Vallarta y el obispo

El presidente López Obrador había dicho que la detención de Abraham Oseguera, Don Rodo, uno de los principales operadores del CJNG y hermano mayor de Nemesio Oseguera, El Mencho, era un tema de “seguridad nacional” y que no se permitiría su liberación. Más allá de que el primer mandatario suele usar lo de seguridad nacional para todo, desde el Tren Maya […]

Columnas recientes

Foto del avatar

Raymundo Riva Palacio

Columnas

Drones chinos sobre México

Desde hace tiempo hay una preocupación estratégica en Estados Unidos por la expansión tecnológica de China en México. Desde el sexenio pasado, Washington ha presionado a México para cancelar la tecnología de telecomunicaciones 5G china, pero el presidente Andrés Manuel López Obrador se ha negado. En los últimos meses, sin embargo, las preocupaciones han girado […]

Foto del avatar

Salvador García Soto

Columnas

Gobiernos violan la privacidad de ciudadanos

En una misma semana, dos gobernantes surgidos del Partido Morena violentaron de manera burda, grotesca y abusiva el derecho a la privacidad que tienen los ciudadanos mexicanos. Lo más preocupante de ambos casos, que ya de por sí son graves porque representan un abuso de poder de quienes detentan la autoridad, es que, a los dos ciudadanos vulnerados en […]

Foto del avatar

Bajo Reserva

Columnas

Legisladores, mucho sueldo, poco trabajo

Desde el lunes pasado EL UNIVERSAL dio cuenta del rezago con el que acabó la 65 Legislatura, que superó 76%. Explicamos que de las 7 mil 606 iniciativas que recibió la Cámara de Diputados desde 2021 hasta 2024, solo se aprobaron 837, se desecharon 375, y se retiraron 594, dejando pendientes un total de 5 […]

Foto: Presidencia

AMLO ya no distingue homicidios de violencia: “No hay más violencia, sino más homicidios”, dice en mañanera

En respuesta a preguntas sobre el incremento en el número de asesinatos durante su administración, el presidente Andrés Manuel López Obrador argumentó en su conferencia matutina de este lunes que, aunque los homicidios han aumentado, otros delitos como robos y secuestros han disminuido significativamente. Desde el Palacio Nacional, el mandatario enfatizó que no se trata […]

Columnas
Menú

¿Qué es SonoraPresente?

Somos mucho más que un portal en línea: somos una experiencia multimedia completa. Desde nuestros videos de análisis político y shorts informativos en SP TV hasta nuestra cobertura en SP+ con noticias en un minuto. SonoraPresente: Donde la información es poder y el análisis es libertad.

Suscríbete a nuestro boletín

Únete a más de 3,000 personas y mantente informado.