QuizáTe interese

Sicarios, detenciones y civiles buscando refugio: Fin de semana en Sonora

julio 4, 2022

Viernes primero de julio por la noche, San Carlos: “Agáchate”, fue la advertencia que se escuchó en el bar La Bartina 64. 

Según los testimonios, la balacera en el bar correspondió a un ataque directo contra un guardia de seguridad del negocio, en el que hombres armados arribaron a la entrada y abrieron fuego contra el sujeto. Aún no se tiene la información completa de lo que sucedió.

El guardia de 48 años fue trasladado a un hospital local, donde perdió la vida al recibir al menos cuatro disparos.

Aunque en redes sociales la información comenzó a circular desde esa noche del viernes, los medios de comunicación no difundieron la información hasta la tarde del sábado, de manera tímida, sin mucha cobertura.

Sábado 3 de julio, al norte del estado se desata lo que parece un culiacanazo. Tras la aprehensión de un presunto líder criminal por militares en el municipio de Altar, sicarios desataron enfrentamientos contra elementos de seguridad en un intento por rescatarlo; los sujetos tomaron los accesos a tres municipios del estado.

Los accesos a los municipios de Altar, Caborca y Pitiquito, fueron tomados por los hombres armados quienes atravesaron vehículos y tráilers, además de que arrojaron “ponchallantas”.

Las balaceras en Altar dejan dos muertos y cuatro detenidos. Según versiones de reporteros, tanto el líder detenido como los otros sujetos aprehendidos pertenecen a una facción del Cártel de Sinaloa vinculada a los “Chapitos”, hijos de Joaquín Guzmán Loera ‘El Chapo’.

Usuarios de redes sociales compartieron varios videos en los que se puede apreciar el intenso enfrentamiento, además de la detención de un hombre que viajaba en una camioneta ‘pick up’ de color negro.

La violencia en Sonora es de altos vuelos. Pareciera que hay gente importante involucrada en muertes y balaceras que están dejando terror y, en el menor de los casos, desasosiego, en un juego mortal en el que los bandos se podrían mezclar para un coctel explosivo.

Los ajustes de cuentas podría ser moneda de cambio normal.

Pero al respecto no hay información oficial.

Y se piensa que se empiezan a romper acuerdos previamente establecidos, porque una de las partes está inconforme.

A este paso Sonora rebasaría a los estados conflictivos, como Tamaulipas, Guerrero, Michoacán, Colima y Zacatecas, entre otros, porque si de violencia hablamos el gen se implantó en todo el país.

El fin de semana violento inició en San Carlos, Nuevo Guaymas, que ya lleva algunas muescas en su revólver. Al menos suman tres los fines de semana violentos.

Y de esta ex tranquila comunidad que hasta hace poco disfrutaban los ricos, la brújula se orientó al norte, en una región tradicionalmente conflictiva que es dominada por el crimen organizado. Altar, Caborca, Pitiquito, fueron escenarios de guerra.

De lo poco que queda en claro con este episodio de guerra es que cuando el Estado quiere, acaba con los generadores de violencia. A costa de perder vidas, claro.

Y si no lo hace genera sospechas de complicidad que compra la mayoría de la población.

Posiblemente no sea buen negocio acabar con la violencia.

Redacción:
José Luis Parra

Diseño Web:
Juan Luis Parra

© 2022 SonoraPresente.com

Add New Playlist