Buenas noches, bienvenido a SonoraPresente.

Hay que aprender a convivir con los “Ejércitos Paralelos”

José Luis Parra

La violencia en México existe en el imaginario colectivo, pero para la mente presidencial todo queda en permitir, brindar facilidades y hasta proteger a grupos delincuenciales. Por eso ya no extrañan las palabras del presidente López Obrador con motivo de su gira por Sinaloa y el triángulo dorado, que fueron del “no pasa nada” por un retén del crimen organizado a un reproche a la prensa por “el escándalo” creado por esos ilegales “ejércitos paralelos” como los calificó el senador Ricardo Monreal.

Sí, sí pasa señor presidente. Usted tendrá otros datos pero si va a permitir el funcionamiento de personas armadas con rifles de asalto en un camino, con poder para decidir la suerte de los que se atreven a circular por esa ruta, pues ya de una buena vez que se arme toda la población y revivir el viejo oeste gabacho.

Bueno, el norte de México también probó de esa vida armada y en un descuido se adapta de nuevo a ese estilo ya en los tiempos modernos.

La violencia está acabando con muchas vidas. Las estadísticas aumentan en este sexenio y el actual régimen insiste en culpar de la situación a los emisarios del pasado.

Ya transcurre el cuarto año de gobierno de la cuarta transformación y nada han transformado.

Todo está peor. Salud, seguridad, economía doméstica, inflación, más pobres y menos oportunidades para los que desean ingresar a la vilipendiada clase media, prácticamente desaparecida.

Y el escenario a mediano plazo no luce bien.

Sobre todo con el ingrediente de insistir en rascarle los destos a ese tigre llamado Tío Sam.

Gracias a ese caldo de cultivo no debería extrañar, caro lector, si en el corto plazo aparecen grabaciones y videos de la gente del poder en situaciones comprometedoras.

Hay mucha tela de dónde cortar.

Esas grabaciones podrían aparecer para mover el tapete en la actual cosecha electoral.

O quizá más adelante.

Para el 2023, con el tradicional laboratorio electoral del Estado de México, seguramente llegará nuevo material.

En fin, hay que prepararnos para presenciar con buen humor los desfiguros de la clase política. Y, claro, la casi aniquilación del PRI.

La política debe cambiar. Eso de elegir gobernante al más popular, como que ya no funciona.

¿Dónde están las mejores mentes de México, las más preparadas?

En política, no. Eso es seguro.

Entonces hay que cambiar el método.

Entre todos, claro.

Difícil, casi imposible, porque los partidos tienen la sartén por el mango.

Pero la esperanza es lo últimos que muere.

Con todo y abrazos, no balazos.

Welcome Back!

Login to your account below

Retrieve your password

Please enter your username or email address to reset your password.

Add New Playlist