Cuando Derbez llegó a EU, nadie lo recibía; recuerda que otros migrantes le regalaban comida

Desde 2003 Eugenio Derbez buscaba una oportunidad laboral en EU, donde nadie lo recibía a pesar de su éxito en México, pero si soportó esa época fue en gran parte gracias a otros migrantes que incluso le obsequiaban comida.

El actor, que hoy estrena “El valet”, su quinto trabajo originado en el país de las barras y las estrellas, recuerda con afecto a los paisanos que conoció en Los Ángeles y que le tendieron la mano.

“Terminaba de grabar la Familia P.Luche aquí, en un viernes, y me iba yo en la tarde a Los Ángeles a empezar a hacer mis pininos ahí en un teatrito y a pedir citas con algunos productores. Era prácticamente invisible, era de que llegaba a las grandes oficinas de productores, directores, y no me hacían caso”, recuerda el histrión.

“En México (era de) ‘señor Derbez pase para acá, me daban un ascenso a primera clase, sin pedirlo’ (risas) y llegaba yo a Los Ángeles y no era nadie. Entonces eso me hizo entender que no es que seas una persona más valiosa por ser conocido en tu país, (sino que) simplemente en un lugar estás de moda y en otro no. Y para mi fue muy fuerte sentir eso”, narra.

En esos momentos fue que se dio la solidaridad de otros mexicanos en la sociedad californiana, quienes lo veían como su igual.

Cuando salía a la calle a comprar comida, relata, algunos llegaban a ofrecérsela regalada.

“Yo les decía ‘¿cómo crees?; y me respondían: ‘claro que si, tú eres como nosotros, picando piedra y vienes por un sueño, así que hay que apoyarnos entre nosotros’. Y me regalaban comida y eso nunca lo voy a olvidar”, cuenta.

En “El valet”, el creador de “El Super Portero” y “El Lonje Moco” interpreta a un aparcacoches en Beverly Hills quien es contratado por un estrella de Hollywood para que se haga pasar por su pareja, cuando en realidad ella anda con un hombre casado.

Para Derbez la historia es un homenaje a los mexicanos que desde temprano comienzan a trabajar en EU, como en restaurantes, para que los habitantes de ese país tengan todo listo al salir a su día cotidiano.

Filmada en 2021, fue la última película de Carmen Salinas.

“Creo es su mejor trabajo. Me da mucha tristeza que no haya podido ver terminado este producto, estaba ansiosa de ver el final, quisiera esto sea un homenaje para ella, se ganó el corazón de todos nosotros”, subraya Eugenio.

Derbez como director

Desde “No se aceptan devoluciones”, que se estrenó hace nueve años y contabilizó más de 15 millones de espectadores, el actor no ha vuelto a ponerse tras la cámara, pero ya tiene proyecto en ese rubro.

“Es acerca de las coincidencias de la vida, si existen o no, quiero que como director se sienta un estilo diferente a lo que hago como actor”, apunta.