Buenas noches, bienvenido a SonoraPresente.

¿Por qué AMLO y Morena quieren la cabeza de Lorenzo Córdova?

Enrique Quintana

La mañana del lunes 11 de abril, el presidente de la República agradecerá en su conferencia mañanera a los ciudadanos el haberle dado la confianza para permanecer en su cargo el resto del sexenio.

La noche previa, el consejero presidente del Instituto Nacional Electoral (INE), Lorenzo Córdova, habrá anunciado los resultados del conteo rápido de la consulta popular por la revocación de mandato del presidente López Obrador.

En dichos resultados se apreciará que de, manera abrumadora, fue mayoritario el voto que pide la permanencia del presidente en su cargo. Igualmente hará una primera estimación de la participación ciudadana, la cual probablemente esté en un rango de entre 8 a 10 por ciento del padrón electoral.

Es bien sabido que esa participación impedirá que el resultado, sea cual sea, tenga carácter vinculatorio.

En la conferencia mañanera, el presidente dirá que, a pesar de todos los obstáculos que puso el INE a este proceso, hubo millones de personas que en todo el país acudieron a las urnas y que demostraron su deseo de que haya una democracia participativa.

Rechazará AMLO las comparaciones que señalarán que en este proceso de consulta obtuvo un respaldo de solo la tercera parte de quienes votaron por él en las elecciones del 2018.

Desde luego que responsabilizará al INE del hecho de qué la participación no haya sido más amplia.

Y sobre esa premisa, lo más probable es que insista en que en el curso este año habrá de presentar una propuesta de reforma constitucional en materia de procesos electorales y organizaciones políticas.

No es imposible que ese mismo lunes 11 de abril el presidente anuncie algunas líneas que contendrá esa reforma.

Entre ellas estará la reducción del financiamiento público a los partidos políticos; la del número de diputados plurinominales; el ‘abaratamiento’ de las instituciones electorales y desde luego de un cambio profundo en las autoridades electorales que implicaría la real desaparición del INE y del Tribunal Electoral. Obviamente esto implicaría la salida de todos los actuales integrantes de sus órganos de gobierno.

No es imposible tampoco, que en lugar de un Instituto Nacional Electoral, el presidente proponga la formación de una especie de Consejo Popular para organizar las elecciones o algo parecido.

López Obrador sabe que la consulta por la revocación es quizás el momento más apropiado para ratificar y para anunciar estas iniciativas.

El proceso electoral que viene en el mes de junio, en el cual habrán de elegiarse a seis gobernadores puede no ser tan exitoso para Morena.

No descarte usted que en lugar de ganar las cinco gubernaturas a las que hoy aspira Morena, triunfe solamente en dos entidades, lo que sería una enorme derrota para el presidente y para su partido.

Claro que hay un ‘Plan B’ si la reforma constitucional no puede realizarse. En abril del 2023, se dará la sustitución de cuatro integrantes del Consejo general del INE, entre ellos, el consejero presidente, Lorenzo Córdova y Ciro Murayama.

Aunque la Cámara de Diputados requiere de mayoría calificada para hacer los nombramientos, tenga la certeza de que Morena tratará de hacer todo cuanto esté en sus manos para conseguir que los nuevos consejeros sean proclives a la 4T.

Pero, desde luego que la primera opción del presidente no es solamente sustituir a personajes que le han sido incómodos sino realizar una reforma electoral que aumente las posibilidades de que Morena pueda vencer en los comicios del 2024.

Todo a su tiempo. Hoy lo que necesita es garantizar que más personas acudan a las mesas de votación el domingo 10 de abril y desacreditar a Lorenzo Córdova y al INE.

A eso se va a dedicar en las siguientes semanas

Welcome Back!

Login to your account below

Retrieve your password

Please enter your username or email address to reset your password.

Add New Playlist