Buenos días, bienvenido a SonoraPresente.

¿Qué está sucediendo en Palacio Nacional?

Juan Pablo Becerra

Nos ocurrió a muchos, la verdad. Por la estridencia, creímos que se trataba de una más de las fake news, de la infodemia, de las mentiras esparcidas por quienes aborrecen al Presidente de la República y repelen a su movimiento, la 4T.

No había nada de qué sorprenderse: han circulado por WhatsApp y redes sociales tal cantidad de basuras, de informaciones sacadas de contexto, de tergiversaciones, de videos editados y alterados; vaya, hasta supuestos artículos o editoriales de periódicos como el cotidiano francés Le Monde (más falsos que el champán ruso), que me atrevo a decir que miles de personas miramos unas líneas del texto y de inmediato asumimos que se trataba de una volada en Twitter.

De hecho, por la pésima redacción, por el tono de pandilla de callejón, de montoneros en las gradas de un estadio que lanzan escupitajos y patadas a quien yace en el piso, no pocos pensamos que era la falacia opositora más patética jamás publicada. ¿Por qué? Por risible. Por ingenua. Por cándida. No había manera de que tal escrito fuera real ni de que alguien se lo tomara en serio. La esencia de los teclazos era mala, pésima ficción política.

¿Quién demonios podría creer que semejante maquinazo sería verosímil?

Vaya, ni los más furibundos miembros del prianismo de clase media-alta compartirían un documento así en sus teléfonos móviles.
Hombre, ni los más conservadores miembros de la mafia del poder, del ultra neoliberalismo de primera línea, osarían enviar mensajes tan ridículos por falsos.

Lo primero que deduje es que el tipo ese anti AMLO, el que a punta de gritos lidera FRENA, y que es reprendido por imágenes de la Virgen de Guadalupe y traicionado por sillas cuando graba videos furibundos, había tecleado el panfleto. Se veía a leguas que se trataba de una gesta muy inexperta.

Dígame usted si acaso no es así:

“A los diputados del Parlamento Europeo:

“Basta de corrupción, de mentiras y de hipocresías.”

Ya parece que el Presidente va a empezar un texto, un comunicado, dirigido a parlamentarios europeos, en ese tono.

¿Quién demonios va a creer eso? Exacto. Nadie.

Seguimos con otro ejemplo más del supuesto traspié opositor, empezando por la tercera línea:

“Es lamentable que se sumen como borregos a la estrategia reaccionaria y golpista del grupo corrupto que se opone a la Cuarta Transformación, impulsada por millones de mexicanos para enfrentar la monstruosa desigualdad y la violencia heredada por la política económica neoliberal que durante 36 años se impuso en nuestro país.”

Ajá. ¿Quién se va a creer, quién se puede tragar que Andrés Manuel López Obrador pudiera haber espetado ese “borregos” a cientos de eurodiputados a través de un comunicado? Borregos reaccionarios y golpistas. Solo gente muy sandia y berenga compartiría un texto así intentándolo hacer pasar como un documento oficial de la Presidencia de la República.

Más:

“Sepan diputados europeos, que México ha dejado de ser tierra de conquista (…). El Estado no viola los derechos humanos como sucedía en gobiernos anteriores, cuando ustedes, por cierto, guardaron silencio cómplice.”

No, claro que no, el Presidente no llamaría conquistadores y cómplices de violadores de derechos humanos a los eurodiputados solo porque, azuzados o no, criticaron severamente las muertes de periodistas y exigieron que el propio López Obrador deje de estigmatizar a los periodistas durante sus mañeras.

Otra:

“No enviamos armas a ningún país bajo ninguna circunstancia, como ustedes lo están haciendo ahora.”

Esta cita creo que es mi favorita. Imposible que el Presidente les recrimine a los europeos que intenten ayudar a los ucranianos ante la infame y barbárica invasión rusa. Esas líneas sí que no se las cree nadie, no hay manera de que López Obrador tenga tal nivel de insensibilidad cuando hay millones de desplazados y cientos de muertos.

¿Una más? Supuestamente, AMLO describe el documento oficial del Parlamento Europeo como “panfleto (tiene varias generalizaciones y simplismos, cierto, pero no es para tanto); dice que a él lo aprueba el 66% de la población (en realidad el promedio de encuestas es de 58%), “más que a los gobernantes europeos”, y supuestamente les espeta a los tribunos:

“Para la próxima, infórmense y lean bien las resoluciones que les presentan antes de emitir su voto. Y no olviden que ya no somos colonia de nadie (…). Evolucionen, dejen atrás su manía injerencista disfrazada de buenas intenciones. Ustedes no son el gobierno mundial”.

Esa parte sí ya es ridícula, es como de pleito de secundaria a la salida. No hay forma de que algún incauto crea que el Jefe del Estado mexicano firmó eso.

Así me dormí, con la idea de que estábamos invadidos, una vez más, por malditos bulos y tremendas posverdades.

Por la mañana, este viernes, me topo con que el Presidente, estando en Chiapas, confiesa que sí, que él y su vocero, Jesús Ramírez, redactaron tal cosa (https://www.gob.mx/cms/uploads/attachment/file/708856/Comunicado_2249_Al…).

Enmudecí.

-¿Usted redactó este texto?

-Sí, en el viaje (a Chiapas). Con Jesús y otros compañeros… -admitió.

¿Cómo es posible que la gente que lo rodea permita eso, que garabatee semejante texto? ¿O no fue él y lo espolearon su vocero y algunos más y se lo dieron a firmar?

¿Marcelo Ebrard sabía de esto? Si sabía, mal. Si no sabía, peor: tienen aislado al Presidente en Palacio Nacional.

Qué cosa. Esa no era ni la forma ni el tono para responder a los eurodiputados. Bastaba decir con que en ninguno de esos homicidios hay imputación alguna al gobierno federal y que sin embargo se está investigando para dar con los responsables.

Qué manera de irrespetar la investidura presidencial.

Ahora sí, ni cómo ayudarlos…

BAJO FONDO

En el curso más básico y elemental de comunicación social, en el manual menos profesional que exista para spin doctors, ahí pudieron hallar la forma más simple, pulcra y sobria en que debieron redactar una respuesta presidencial al Parlamento Europeo.

Y si acaso así lo hicieron, o al menos lo propusieron, y no los tomaron en cuenta, pues entonces renuncien, camaradas, porque han sido cómplices por acción u omisión de ese vergonzante texto que no fue más que un arrebato pugilístico de preparatoria, que ha dañado, como pocas veces (y eso que ya padecimos a Fox, Calderón y Peña Nieto), la investidura presidencial de México.

AL FONDO

Todos, absolutamente todos mis contactos de la 4T que dicen tener acceso a lo que ocurre allá adentro, repiten la misma confusión: ¿qué carajos pasó y qué cosa sucede en Palacio Nacional?

No sé, pero queda claro que, si usted anda neciamente iracundo de sus dogmas, no teclee y no tuitee después de las 9 de la noche…

Welcome Back!

Login to your account below

Retrieve your password

Please enter your username or email address to reset your password.

Add New Playlist