CIUDAD DE MÉXICO.- Mario Enrique salió de su casa acompañado de su novia para comprar postres la madrugada del domingo, y cuando regresaba, dos hombres que viajaban en una motocicleta lo atacaron a balazos.

El joven de 18 años murió, los agresores escaparon y su novia se esfumó.

El centro de monitoreo recibió el aviso de que una persona estaba tendida en el suelo entre las calles de Hortelanos y avenida Eduardo Molina, colonia 20 de Noviembre, alcaldía Venustiano Carranza.

Cuando policías de la Secretaría de Seguridad Pública llegaron, encontraron al joven herido de bala.

Pidieron una ambulancia pero los paramédicos que acudieron diagnosticaron que ya estaba muerto a causa de dos disparos de arma de fuego en el cráneo.

Testigos interrogados por oficiales de la Secretaría de Seguridad Ciudadana señalaron que antes de la medianoche vieron pasar a Mario con su novia y detrás de ellos circulaba una motocicleta color negra con dos sujetos a bordo; más atrás iba una camioneta blanca.

Antes de llegar a la avenida Eduardo Molina, la camioneta se detuvo y casi inmediatamente la moto también paró; uno de los tripulantes bajó para esperar al joven y cuanto la pareja caminó junto a ellos le dispararon en cuatro ocasiones para luego escapar en dirección al norte.

Familiares de la víctima expresaron su sospecha porque Sugey, su novia, se fue del lugar en cuanto ellos llegaron, sin decirles qué había ocurrido o cómo sucedieron los hechos.

La pareja tenía cuatro meses de noviazgo y en ese periodo Mario tuvo problemas con uno de los hermanos de Sugey, señaló el padre del occiso.