Erik Terrible Morales, ex boxeador mexicano, anunció el fallecimiento de su hijo José Fernando Morales Anaya de 23 años, tras una semana de la lamentable noticia reveló cuáles fueron las causas de su muerte.

El ex púgil primero agradeció las muestras de cariño y las oraciones que hicieron a su hijo: “les agradezco a todos su entendimiento y como la vida tiene que seguir, yo estoy tranquilo,  porque creo que mi hijo era un buen chamaco y se los juro que así era”.

El Terrible Morales contó qué fue lo que sucedió con José Fernando para que no se especulara sobre su muerte; el ex púgil explicó esto en el programa Un Round Más.

“Desafortunadamente mi chamaco, José Fernando, estaba en su casa, habló con su mamá alrededor de las 3 o 4 de la tarde, bajó de su habitación y le dijo a su mamá ‘voy a ir al Oxxo, voy a ir por un café, ¿quieres algo?’ y le dijo ‘trae papel de baño y algunas cosas más’, fue al Oxxo, regresó a su casa y se le olvidó el papel de baño, le entregó el café, se regresó al Oxxo, compró el papel de baño y otras cosillas más, se regresó a la casa, les dijo voy arriba a mi habitación”, mencionó Morales.

Tras llegar del Oxxo, Morales Anaya se subió a su cuarto, lugar en el que fue encontrado sin vida por su hermano mayor cuando iba a decirle que bajara a cenar junto a su mamá.

“Se subió y a las 8 o 9 de la noche, mi hijo el grande Ángel, estaban a punto de cenar, fue a la habitación por José Fernando para que bajara a cenar y lo encontró en un estado durito, rígido, esto quiere decir que ya tenía rato que le había sucedido algún problema”.

La causa de su muerte fue un infarto fulminante mientras estaba en su cama, donde intuyen que ya tenía tiempo que había ocurrido, ya que estaba rígido cuando lo hallaron.

“El hecho fue muy simple, muy fácil, estaba en su cama, estaba en su casa, en la posición como quedó estaba boca abajo, se apretó y seguramente tuvo un infarto fulminante, no le pasó nada más que se quedó tieso, se apretó y eso es exactamente lo que le pasó”.

Erik Morales aseguró que él y su familia están tranquilos pese a lo ocurrido, pues están conscientes de que era algo en lo que no podían hacer nada.

“Afortunadamente en su casa, en su cama, fue algo que nadie se dio cuenta, fue rápido y tenemos la tranquilidad y la paciencia de entender que era algo que nadie pudo hacer nada y desafortunadamente así pasó”, finalizó.