Buenas noches, bienvenido a SonoraPresente.

Ebrard financiaba a AMLO

Martín Moreno-Durán

No sólo era Carlos Imaz quien recogía dinero, de manera clandestina, para Andrés Manuel López Obrador. O para el “movimiento”, como dicen de manera eufemística.

No sólo era René Bejarano el que se encargaba de pasar la charola para AMLO.

No sólo era Pío López Obrador quien recibía sobres y bolsas atiborradas de billetes para financiar a AMLO en tiempos de campaña electoral.

No sólo era Martín Jesús López Obrador uno más de los recolectores de dinero para beneficiar a Andrés Manuel. “Es dinero de mi hermano”, aclaró el propio Martín sobre el destino final de los recursos que le entregó David León, como se escucha en el video revelado el jueves pasado por el periodista Carlos Loret de Mola en Latinus.

No. Por décadas, Andrés Manuel López Obrador ha vivido y sobrevivido del dinero público oscuro – gracias a aportaciones del propio Gobierno contra el que protesta-, para apaciguar sus manifestaciones públicas que, en la práctica, han tenido, en ocasiones, una finalidad: recibir dinero del Gobierno.

Aquí, un ejemplo:

Cuando López Obrador encabezaba –durante el sexenio salinista– sus “Éxodos por la democracia” de Tabasco a la Ciudad de México, recibía “subsidios” por parte del entonces regente Manuel Camacho Solís, con tal de que el tabasqueño desocupara la plancha del Zócalo, sobre todo cuando estaban próximas las celebraciones del 15 de septiembre.

¿Quién era el encargado de entregar el dinero, personalmente, a López Obrador? Marcelo Ebrard, en su calidad de Subsecretario de Gobierno.

Fernando Gutiérrez Barrios, primer Secretario de Gobernación del sexenio de Salinas, lo llegó a explicar de la siguiente manera:

-Hoy por la noche, Ebrard le va a entregar siete mil millones de pesos (de los viejos, actualmente siete millones de pesos) a López Obrador.

(Ahí surgió la conexión AMLO- Camacho-Ebrard, recompensada con creces con la candidatura a la Jefatura de Gobierno de Marcelo, apoyada por López Obrador en 2006).

Tras conocerse esta historia, ahora queda más que claro el vínculo tan estrecho entre AMLO y su Canciller, Marcelo Ebrard, quien se destapó – en Palacio Nacional y frente al tabasqueño- como aspirante a la Presidencia por Morena para 2024, bajo la bendición presidencial que se le otorga gracias a los favores financieros recibidos por AMLO en años pasados. Más que alianza política, es complicidad personal.

AMLO, inclusive, rescató de la desgracia política a Ebrard en diciembre de 2004, cuando el Presidente Vicente Fox lo cesó como Jefe de la Seguridad capitalina por su incapacidad ante el linchamiento de policías en Tláhuac: López Obrador lo nombró Secretario de Desarrollo Social capitalino para mantenerlo dentro de Gobierno y nómina.

Par de años después, en 2006, AMLO designó a Marcelo Ebrard candidato a la Jefatura de Gobierno del entonces Distrito Federal.

Dinero y poder. Favor con favor se paga.

Y no han sido pocas las muestras de solidaridad política que se han entregado AMLO y Marcelo. Otro ejemplo fue en 2012, cuando Ebrard declinó en favor de López Obrador ya que ambos buscaban la candidatura presidencial por el Partido de la Revolución Democrática (PRD), dejando el camino libre al tabasqueño que a final de cuentas, perdió frente a Enrique Peña Nieto.

Las recompensas entre ambos han sido constantes y sonantes (literal).

En pago a los favores financieros recibidos cuando encabezaba aquellos “Éxodos por la Democracia”, López Obrador no se olvidó de su viejo amigo – con quien ha corrido de la mano desde hace casi 20 años-, cuando lo nombró, en 2002, Secretario de Seguridad Pública capitalina. Al despedirlo Fox, AMLO lo llevó a Desarrollo Social como premio de consolación.

Como Presidente de México, AMLO nombró a Ebrard Secretario de Relaciones Exteriores, cargo ejercido más como una especie de vicepresidencia desde la cual Marcelo ha intervenido, prácticamente, en todos los ámbitos: compra de vacunas, adquisición de pipas para Pemex (una operación oscura en el aspecto financiero), vocero presidencial oficioso, y otras actividades no propias de un Canciller.

Si AMLO ha devaluado a la Presidencia con sus disparates, Ebrard ha hecho lo mismo con la SRE con sus irresponsabilidades históricas:

El amasiato AMLO-Ebrard iba a mar abierto. Era claro que Marcelo y Claudia Sheinbaum se perfilaban como las opciones más fuertes de López Obrador para ser candidatos de Morena en 2024… hasta que llegó el fatídico 3 de mayo, cuando se desplomó la Línea 12 del Metro, y junto con ella, la candidatura presidencial de Marcelo Ebrard, quien inclusive fue minimizado por el Presidente en actos públicos y relegado a un segundo plano. Hoy, con su destape, Marcelo pretende recuperar terreno. Es posible que le ocurra lo mismo que a su padre político, Manuel Camacho Solís, quien por omnipresente, fue descartado por Salinas.

Ahora sabemos de dónde surgió tanto amor político de López Obrador –un personaje muy marcado tanto en sus adoraciones como en sus odios–, hacia Marcelo Ebrard: por el dinero que se le entregaba cada vez que venía desde Tabasco hacia la CdMx encabezando sus famosos “Éxodos por la democracia”. Por los millones de pesos que se embolsaba.

Éxodos por la democracia.

Éxodos por el financiamiento.

*****  

La exhibición del nuevo video que demuestra la manera como la familia presidencial – primero fue Pío, y ahora, Martín Jesús-, ha recibido financiamiento ilegal etiquetado en beneficio de AMLO, es un fuerte golpe para López Obrador. Es iluso suponer que el daño será de efecto inmediato. No es así. Ese tipo de corruptelas se cobran no al día siguiente, sino en las encuestas y ante las urnas al paso del tiempo. ¿O por qué AMLO sigue cayendo en el respaldo ciudadano, donde anda en 55 por ciento promedio, muy por debajo de Salinas y Calderón, cuando llegó a tener picos de 80 por ciento de preferencia? ¿O por qué en la elección intermedia Morena perdió la mitad de la Ciudad de México, y junto con sus aliados la mayoría calificada en la Cámara de Diputados?

En política, tarde o temprano, todas las facturas se cobran. Y AMLO no es la excepción.

Allí están los financiadores clandestinos de López Obrador: Ebrard, Imaz (exesposo de Claudia Sheinbaum), Bejarano, Pío, Martín Jesús.

¿Quién lanza el próximo video?

Welcome Back!

Login to your account below

Retrieve your password

Please enter your username or email address to reset your password.

Add New Playlist