Buenas tardes, bienvenido a SonoraPresente.

Durazo, el candidato minero

José Luis Parra

Alfonso Durazo está jugando bien sus cartas como delfín presidencial: Entre las medidas seleccionadas como secretario de Seguridad antes de venirse oficialmente como precandidato a gobernador de Sonora, destaca la creación de la “policía minera” para congraciarse con los poderosos magnates de consorcios mineros y buscar su respaldo para trabajar en conjunto y armonía en el futuro cercano.

Y como que aplicaron una estrategia de desarrollo mental para cumplir objetivos: Los agentes de esta nueva corporación de élite para un sector acostumbrado a la contratación de guardias blancas, es el comisionado del Servicio de Protección Federal (órgano descentralizado que se encarga de la protección de todas las instalaciones federales y plantas estratégicas del país), el conservador ex presidente nacional del PAN, Manuel Espino Barrientos.

El propio Durazo encabezó, el 28 de septiembre pasado, la ceremonia de graduación de la primera generación de esta nueva “policía minera”, que aporta de entrada 118 elementos que se “especializaron” en brindar seguridad a consorcios mineros en conflicto.

La jugada se ve rentable en términos políticos y económicos.

La industria minera es de las más ricas y aunque recientemente despojaron a Sonora de los ingresos que canalizaba el Fondo Minero a municipios con esta actividad, una de las primeras acciones de este plan sería la promesa electoral de reactivar el desfondado apoyo.

Todo sea por el proyecto.

Durazo quiere ser gobernador del estado más minero: Sonora es el principal productor de cobre, grafito, wallastonita, carbón antracítico y el único productor de molibdeno en todo el país. De suelo sonorense se extrae el 24 por ciento de todo el oro que produce la nación.

Y la joya de la corona moderna: Cuenta con los yacimientos de litio más grandes del mundo.

Sonora tiene concesionado a la industria minera el 23 por ciento de la superficie total de la entidad. La extensión de tierra es mayor a la suma de la superficie de los estados de Querétaro, Aguascalientes, Colima, Morelos, Tlaxcala, Hidalgo y la Ciudad de México.

Quizá Durazo pueda convencer a la mayoría de los empresarios mineros.

Pero difícilmente podrá integrar al proyecto al minero mayor, el más “machuchón”, Germán Larrea, uno de los grandes empresarios en la mira de la 4T. A menos, claro está, que haga un excelente trabajo de reconciliación.

Esto en cuanto a la minería tradicional, ya que el litio se cuece aparte.

El yacimiento de litio en Sonora está considerado de los más grandes del mundo, con 243.8 millones de toneladas. Este metal se utiliza como componente de teléfonos móviles, computadoras y otros dispositivos electrónicos, pero su mayor valor se lo adjudican a su uso para baterías de autos eléctricos.

El litio es propiedad de la nación por el artículo 27 constitucional. Pero ese mismo apartado permite las concesiones de todos los minerales y recursos naturales del país.

Por lo tanto, ya se habla de una “nacionalización” del litio para eliminar la concesión y que la explotación del recurso sea mediante contratos a compañías nacionales y extranjeras.

Esta jugada también ya la debe tener preparada el candidato Durazo.

El litio tiene un especial interés en el ánimo presidencial.

Por eso ya deben estar afinadas las ofertas electorales en la materia.

Con el agregado cultural de la nueva “policía minera”.

 

Welcome Back!

Login to your account below

Retrieve your password

Please enter your username or email address to reset your password.

Add New Playlist