Así es la celda “de lujo” de donde se escapó El Azulito

Culiacán, Sinaloa.- El penal de Aguaruto, de donde se fugó el hijo de Juan José Esparragoza Moreno, El Azul, uno de los líderes del Cártel de Sinaloa, opera en medio de la corrupción, fragilidad en su esquema de seguridad y los internos gozan de lujos.

Imágenes obtenidas por EL UNIVERSAL de las cámaras de video de esa prisión muestran a los reos con teléfonos celulares, consumiendo marihuana y cocaína, con pantallas de plasma en sus habitaciones, salas y hasta con sexoservidoras

En una de las fotos se observa a varios reos usando teléfonos móviles, lo cual está prohibido por la ley y reglamentos del propio penal.

En otras se observa a mujeres que ingresan y, según las fuentes estatales consultadas, se trata de sexoservidoras. De acuerdo con autoridades de la entidad, en otra de las fotografías un individuo está presuntamente consumiendo cocaína.

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) en su recomendación general 18/2010 alertó de la situación en los centros penitenciarios del país, en particular del llamado “autogobierno”.

Sexoservidora en el lugar. Foto: El Universal

Según las autoridades de Sinaloa, el “autogobierno” aumenta la violencia en el interior de los centros penitenciarios y el tráfico de drogas, como han podido constatar en los videos.

Incluso tienen privilegios y tratos especiales como estancias amplias hasta con sala, televisión modernas y telefonos celulares.

En el penal de Aguaruto estaban recluidos Juan José Esparragoza Monzón, El Negro; Alfonso Limón Sánchez, El Limón; Jesús Peña González, El 20; Rafael Guadalupe Félix Núñez, El Chanquito Ántrax, y Francisco Zazueta, El Pancho Chimali, pero se fugaron el jueves pasado.

Chimali y Esparragoza Monzón acababan de ingresar al penal hace casi un mes.

El 19 de enero, los otros tres reos fueron cambiados a una cárcel de Los Mochis, porque el gobierno estatal tuvo información sobre sus preparativos de escape.

Sin embargo, como las autoridades penitenciarias no tenían autorización para cambiar a los tres procesados, tuvo que regresarlos a Aguaruto, de donde huyeron presuntamente por la puerta principal junto con su líder.

Esta cárcel cuenta con 2 mil 412 presos, de los cuales 500 enfrentan cargos federales, por lo que el gobierno estatal ha planteado la urgencia de trasladarlos a centros de readaptación social federal para impedir fugas o contacto con presos comunes.

Los datos obtenidos de fuentes oficiales señalan que el centro penitenciario de Aguaruto ha estado relacionado con grupos de la delincuencia organizada, cuya premisa es el control del penal.

Aguaruto, la crisis permanente. Entre 2005 y 2016 ha habido ocho intentos de evasión; se concretaron 18 fugas, en las cuales 46 personas lograron su objetivo; registra al menos un motín; 24 suicidios; 149 riñas, de las cuales tan sólo en los primeros cinco años ocurrieron 145, lo cual refleja el peor momento de inestabilidad.

También entre 2005 y 2010 hubo 54 asesinatos en el interior de Aguaruto, mientras que de 2011 a 2016 el registro oficial es de nueve.

Trafican con celulares y drogas dentro. Foto: El Universal

El año pasado, todavía en la gestión de Mario López Valdez, hubo 14 revisiones al interior de esta cárcel, en las que encontraron pistolas tipo escuadra, armas de asalto MP-5, así como cargadores distintos, y hasta granadas de fragmentación.

En esas revisiones policías del estado también encontraron cocaína, marihuana, dinero en efectivo, tabletas electrónicas, celulares, transmisores de internet de banda ancha, cables USB, entre otros objetos.

De acuerdo con autoridades consultadas, el “autogobierno” persiste en Aguaruto. La actual administración arrancó con el comienzo de 2017.

Población de peligro. Hoy, José Mario Rodríguez Murillo, jefe de custodios del penal de Culiacán, está desaparecido desde que se notificó la fuga del hijo de El Azul, por lo que se presume su complicidad.

El reclusorio de Culiacán data de 1969. Por sus celdas han desfilado viejas figuras ligadas al tráfico de las drogas, como las de Manuel Salcido Uzeta, El Cochiloco; Miguel Ángel Lugo Beltrán, El Ceja Guera, entre otros, se convirtieron en leyendas, por sus evasiones espectaculares de este penal.

Construido en una superficie de 125 mil metros cuadrados, a un costado de la carretera Culiacán-Navolato, en la sindicatura de Aguaruto, el Centro de las Consecuencias Jurídicas del Delito de Culiacán ha tenido dos directores en menos de un mes.

José Francisco “N”, de formación castrense, en febrero pasado, asumió la dirección del reclusorio, cargo que sólo desempeño durante un corto periodo de dos semanas, por lo que su antecesor, Víctor Manuel Flores Díaz, fue designado como encargado del despacho. Con información de Javier Cabrera, corresponsal.

Se escapó

La semana pasada, en las instalaciones del penal de Aguaruto se realizó una conferencia de prensa a cargo del subsecretario de Seguridad Pública Cristóbal Castañeda, donde se confirmó la fuga de Juan José Esparragoza Monzón, alias El Azulito, Alfonso Limón Sanchez alias El Limón, Jesús Peña González  alias El Veinte, Rafael Guadalupe Félix Nuñez alias El Changuito Antrax, Jose Francisco Javier Zazueta González alias El Chimal.

Indicó también que los reos eran de índole federal y que se esta solicitando que la Procuraduría General de la República lleve el caso para atraer las investigaciones correspondientes.

Detención en Sinaloa

La detención de Juan José Esparragoza Monzón se produjo el pasado jueves 19 de enero en Culiacán, en un operativo encabezado por la división antidrogas de la Policía Federal.

Esparragoza Monzón, de 45 años, está acusado de coordinar una red de distribución de droga y administrar los recursos financieros de la organización delictiva. Presuntamente, dichos recursos los “invertía en la compra de bienes inmuebles y en la creación de empresas en Baja California, Baja California Sur, Jalisco, Querétaro y Sinaloa, donde también mantenía actividad ilícita”, refirió el Comisionado Nacional de Seguridad, Renato Sales Heredia.

Además, las autoridades le consideran como un “generador de violencia” en las ciudades fronterizas de Mexicali y Tijuana, ambas en Baja California.

Fuentes federales confirmaron a El Universal la detención de Esparragoza Monzón, alias “El Negro”, quien presumiblemente se desempeñaba como operador del cártel fundado por su padre en compañía de Joaquín “El Chapo” Guzmán y de Ismael “El Mayo” Zambada.

La Secretaría de Gobernación anunció una conferencia de prensa de Sales, a las 17:00 horas donde probablemente se den a conocer detalles del operativo de la detención.

Juan José Esparragoza Moreno, “El Azul”, padre del detenido, es buscado en México y Estados Unidos.

La Procuraduría General de la República (PGR) ofrece una recompensa de 30 millones de pesos para quien brinde información que sea útil para su captura, en tanto el Buró Federal de Investigaciones (FBI) ofrece 5 millones de dólares por información.

Cabe señalar, que desde hace dos años se rumora que ‘El Azul’ murió en un accidente carretero, pero hasta el momento, su deceso no ha sido confirmado y las autoridades continúan su búsqueda.

De acuerdo a un reportaje de Animal Político, el padre del detenido se maneja con un bajo perfil dentro del cártel de Sinaloa, pero tiene como función ser un ‘conciliador’ entre la disputa violenta entre los carteles.

Fue compadre de Amado Carrillo Fuentes ‘El señor de los cielos’, con quien inició su carrera criminal.

Los datos sobre Esparragoza en la Librería del Congreso de Estados Unidos lo muestran como el “consejero jurídico” de Carrillo Fuentes; a través de quien conoció a Miguel Ángel Félix Gallardo y a Rafael Caro Quintero, para trabajar con el Cártel de Guadalajara, señala Animal Político.

‘El Azul’ estuvo preso de 1986 a 1993, pero una vez que abandonó la cárcel tuvo un papel prioritario para la formación de La Federación —una alianza entre el Cártel de Sinaloa y el Cártel de Juárez— con Carillo Fuentes al mando.

Al igual que El Chapo, ‘El Azul’ también ha estado preso tres veces, pero éste último ha quedado libre en las tres ocasiones.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *