CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Francisco Javier Zazueta Rosales, supuesto escolta de los hijos de Joaquín El Chapo Guzmán, fue sepultado con ráfagas de armas largas, mantas de apoyo y decenas de coronas en la comunidad de Aguaruto, de Culiacán.

Líder del grupo armado conocido como Los Chimales, Zazueta Rosales fue muerto el pasado viernes en un enfrentamiento con la Armada de México en la sindicatura de Tepuche, en la frontera entre Culiacán y Badiraguato.

Según informó la Marina al día siguiente, a Zazueta  se le aseguraron varias armas, entre ellas un lanzacohetes.

El Chimal se había convertido en blanco de las Fuerzas Armadas desde que el Ejército le atribuyó la emboscada a una patrulla militar para rescatar a Julio Óscar Ortiz Vega, El Kevin, en septiembre del año pasado. En la emboscada murieron cinco soldados y 10 más resultaron heridos.

Fue detenido en febrero, pero en marzo siguiente se escapó del penal de Culiacán, junto con otros cinco presos, entre ellos Juan José Esparragoza Monzón, hijo de Juan José Esparragoza El Azul, uno de los fundadores del cartel de Sinaloa.

Según reportó el diario El Debate, Zazueta Rosales fue sepultado el lunes y despedido en Aguaruto con cartulinas en las que decían: “Pancho Chimal descanse en paz, viejón”, “Al millón con el viejón, puro Pancho Chimal”, y “Pancho Chimal, al millón”.

El diario también mencionó que El Chimal fue guardia de Ismael El Mayo Zambada, otro de los fundadores del Cártel de Sinaloa y compadre de El Chapo Guzmán.

FuenteProceso
Compartir

Publicar un nuevo comentario

Ingresa tu comentario
Ingresa tu nombre