Lo que los hombres aman de tu cuerpo ( y tú no)

¿Alguna vez has caminado en frente de un espejo y puesto cara de ‘fuchi’? La realidad es que son muchas las que no están a gusto con lo que tienen, pero sólo porque seamos así, no quiere decir que los demás no puedan apreciar lo que tenemos qué ofrecer.

Por ahí dicen que “tu percepción es tu realidad,” y esto es especialmente real en cuanto hablamos de tu cuerpo. ¿Pero sabes cuál es la ironía? La opinión de los hombres es diferente, pues son exactamente esas zonas problema, las que más aprecian.

Tus senos

Que son muy pequeños… que son muy grandes, que están colgados, que tienen estrías, que los pezones son muy grandes, bla, bla, bla. A todo hombre le gustan los senos de su mujer. Y si no nos crees, ¿por qué crees que siempre encuentra una excusa para tocarlos? La próxima vez que lo veas, pregúntale porqué le gustan tanto tus senos. Seguramente te sorprenderá.

Tu pancita

A comparación de lo que crees, a tu pareja no le importa si tienes un abdomen de acero o no. Lo más seguro es que tampoco esté muy interesado en los kilos de más que cargas o en las lonjas que tanto odias. Al final del día, son tan sólo una parte más del cuerpo que tanto ama.

pompas

Tus pompas

Sean pequeñas o grandes, seguro no te dirá que NO cuando le ofrezcas la posición de ‘perrito’ a la hora del sexo. No serán del tamaño que más te agrade, pero a la hora de lucirse, seguro cumplen con su trabajo. ¿O tu galán dice lo contrario?

Tu vagina

Si nunca has visto tu vagina, seguro imaginas que es fea. Y la verdad es que una vulva es una vulva; no hay bonitas ni feas. Sin embargo, para un hombre no es una simple vulva, sino un canal de placer y fertilidad. No es exactamente “bonita,” pero tu pareja debe cuidarla, respetarla y alabar los milagros que puede lograr.

Tus piernas

¿Te has preguntado por qué las mujeres de la televisión siempre traen tacones y faldas cortas? Estamos hablando de 2 partes del cuerpo súper sensuales y eróticas. Si quieres saber qué impacto pueden tener tus piernas en tu pareja, un día sorpréndelo con una minifalda y tacones. Si no se le agrandan los ojos, algo anda mal.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *