En el PRI, los desencuentros por venir

Ganara o perdiera el PRI en los comicios del domingo 4 en el Estado de México, llegará dividido a su XXII Asamblea Nacional del próximo 12 de agosto. Eso es lo que consideran priistas que discrepan de su dirigente nacional, Enrique Ochoa Reza. César Augusto Santiago pide a la cúpula priista estar más cerca de la ciudadanía que del gobierno, y Arturo Zamora advierte: “o cambiamos o nos cambian”.

CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- Una vez trascurridas las elecciones en el Estado de México, Coahuila y Nayarit, el PRI enfrentará divisiones e inconformidades de algunos militantes con la dirigencia de Enrique Ochoa Reza, de cara a la XXII Asamblea Nacional, que se realizará el próximo 12 de agosto.

Uno de los mayores puntos de desacuerdo es la pretensión de la cúpula priista de suprimir uno de los principales requisitos para el candidato a la Presidencia de la República en 2018: que el aspirante tenga 10 años de militancia.

Eduardo Huchim, exconsejero del Instituto Electoral del Distrito Federal, donde presidió la Comisión de Fiscalización, advierte un panorama sombrío para el PRI hacia el 2018, pues, señala, hay liderazgos que desde ahora ya tienen en cuenta el desastre al que lo han llevado Ochoa Reza y el presidente Enrique Peña Nieto.

De hecho, el analista político advierte que uno de los primeros efectos podría ser la salida de Ochoa Reza de la presidencia del partido, pues hay muchas voces dentro del partido que critican su gestión.

“Aun cuando gane el Estado de México –dice a Proceso–, la primera víctima poselectoral va a ser Ochoa Reza. Difícilmente podrá mantenerse en la presidencia del PRI, ya que un eventual triunfo (en los comicios de este domingo 4 de junio) será percibido como un fraude. Nadie le va a creer que ganó con limpieza, ni que fue una elección legítima. La perspectiva es muy oscura y de ninguna manera garantiza que el PRI ganará en 2018”.

Según Huchim, es un error tratar de vincular un triunfo en el Estado de México con una futura victoria del PRI en la elección presidencial del próximo año. “Por supuesto que influye; eso es innegable, pues en el Estado de México está el principal padrón electoral del país. Pero inferir que con eso (el PRI) ganará la elección presidencial es erróneo. En las elecciones de 2000 y 2006 el partido ganó en el Estado de México y perdió la presidencial; además, el horizonte es muy oscuro por la acción de un gobierno inmerso en la corrupción”.

Y aunque los priistas pretendan mostrar unidad, prevé Huchim, habrá confrontaciones internas que se expresarán en la XXII Asamblea Nacional, a la cual concurrirán más de 10 mil militantes.

“Esto tiene que generar reacciones dentro del PRI. Aunque formalmente vayan a mantener la unidad, como es una de sus características cuando se toma una decisión, en los hechos hay formas de alinearse. Se puede actuar con entusiasmo o con una unidad más aparente que real”, precisa.

Las voces disidentes

Durante semanas y de manera colateral a las campañas por las gubernaturas en esos tres estados –sobre todo en el Estado de México–, al interior del PRI se han expresado posiciones encontradas sobre la forma en que este partido enfrentará los problemas rumbo a la elección presidencial de 2018; entre ellas están las de los exmandatarios de Oaxaca José Murat Casab y Ulises Ruiz Ortiz, así como las de los expresidentes del partido Manlio Fabio Beltrones y César Augusto Santiago.

El jueves 1, al rendir protesta como presidente de la Fundación Colosio, Murat pidió a Ochoa Reza definir el método de selección del próximo candidato presidencial. Dijo que será necesario abrir la discusión en el PRI al respecto. Y agregó: “Es necesario profundizar y analizar la problemática de México y que la asamblea llegue a las conclusiones que quiere la militancia”.

Ochoa Reza pidió a Murat que aporte propuestas para resolver los problemas del país: “Necesitamos poner las mejores ideas sobre la mesa, con visión crítica, autocrítica, pero sobre todo propositiva. Este es el momento de las ideas”, dijo al referirse a la XXII Asamblea Nacional Ordinaria del PRI.

Previamente a la jornada del domingo 4 en el Estado de México, a través de la agrupación política Fundación Alternativa que preside, Santiago manifestó sus diferencias con Ochoa Reza. Dijo que este dirigente se ha dedicado más a enfrentar con estridencias a Andrés Manuel López Obrador que ha fortalecer la relación del PRI con la ciudadanía.

Santiago, con más de 30 años de militancia priista, ha señalado de manera reiterada que su partido necesita cambios urgentes, pues debe estar al lado de la gente y no del gobierno. El 27 de marzo último, Alternativa difundió una declaración en la cual hace severas puntualizaciones a la dirección del PRI:

“El Partido Revolucionario Institucional es un gran partido. No es justo que pretendan reducirlo a una cofradía de bravatas, desplantes, actos rituales y fracasos. No es justo por su historia, por los millones de mexicanos que, a través de los años, lo han mantenido en el poder público. No es justo, porque la sociedad esperaría que, en esta época, como lo ha hecho en otras, el partido, primero escuchara y entendiera a la sociedad para ponerse de su lado.”

El PRI debe recuperar la soberanía en materia energética y alimentaria, así como pugnar por un modelo económico con un Estado nacionalista y modificar sus estatutos, indica el texto.

Y agrega: “El estatuto que norma la vida orgánica del PRI, debe renovarse para constituir un aliciente e invitación a las nuevas generaciones que ingresen al partido y no deben ser un instrumento para alimentar la discrecionalidad y los abusos de quienes dirigen el partido, de tiempo en tiempo.

“El PRI ha perdido elecciones porque los candidatos impopulares son impuestos por gobernadores ingenuos que quieren, por la vía de una imposición, perpetuarse en el poder o por la obsesión interesada de influyentes en el partido que presumen que, por la fuerza de sus relaciones públicas, harán triunfar a sus amigos, aun cuando la sociedad los repudie.”

Voces de inconformidad

Desde 1987 en el PRI se han gestado distintas corrientes y movimientos políticos que han expresado su inconformidad y propuestas de cambio en las reglas del juego interno del PRI. Entre las más conocidas han estado la Corriente Democrática, la Corriente Crítica y Democracia 2000; de manera más reciente México Nuevo, Democracia Social y la colosista.

Una de las más recientes es la que encabeza Beltrones, quien el 29 de julio de 2016 se reunió con los legisladores afines a su proyecto de formar una nueva expresión dentro del PRI a través de la cual se busca incidir en la selección de la candidatura presidencial de 2018.

Beltrones dejó la presidencia del PRI tras la debacle electoral de junio de 2015, cuando su partido perdió siete de 12 elecciones para gobernador, entre ellas Veracruz. A partir de entonces el exgobernador de Sonora se ha mantenido al margen de las actividades partidistas y sólo ha participado en foros académicos en los que ha insistido en su propuesta de integrar “un gobierno de coalición” para 2018.

Ulises Ruiz también ha comentado a sus allegados sobre la necesidad de que se promuevan cambios en la dirigencia del PRI y sobre el método para designar al candidato presidencial.

Frente a esas voces, el exconsejero Huchim advierte que no se ve que el PRI llegue al 2018 como un partido fuerte y cohesionado. Explica que las reformas estructurales que impulsó Peña Nieto, sobre todo la energética y la educativa, “no cayeron nada bien en un sector importante del PRI porque no han tenido buenos resultados. El precio de la gasolina ocasionó el enojo social y la reforma educativa generó que un sector importante como son los maestros se perdiera”.

El secretario general de la Confederación Nacional de Organizaciones Populares, Arturo Zamora Jiménez, planteó en un artículo: “O cambiamos o nos cambian. Esta es la premisa que subyace en la convocatoria y que plantea la oportunidad de que la próxima asamblea sea un parteaguas en la historia del PRI”.

Al dar a conocer la convocatoria para la XXII Asamblea Nacional, Ochoa Reza manifestó: “El PRI propone a todo el país un espacio de reflexión, discusión y propuesta. Somos el partido político que ha sabido transformarse oportunamente para enfrentar con éxito los más importantes retos nacionales. Lo haremos de nueva cuenta”.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *