La pregunta se antoja natural: ¿La detención del ex fiscal de Nayarit está relacionada con la presencia de un millar de soldados en Sonora y más de 400 en Sinaloa?

Si esta suposición tuviera una buena dosis de veracidad, en ambos estados habría muchos personajes sumamente nerviosos. Sobre todo políticos y empresarios.

De las actividades militares nada se sabe.

Pero en algunos espacios periodísticos, que podrían tener información filtrada desde el poder, se preguntan si el ex fiscal de Nayarit, Edgar Veytia, fue delatado por el capo Joaquín “El Chapo” Guzmán.

Resulta que la orden de detención del ex fiscal fue librada por un gran jurado federal de Nueva York, exactamente la misma corte y la misma fiscalía donde se lleva a cabo el juicio contra “El Chapo” Guzmán.

Veytia operaba para el cartel Jalisco Nueva Generación.

Y si “El Chapo” Guzmán cantó, por necesidad la información impactará en las estructuras del crimen organizado pero también habría daños colaterales en la clase política y empresarial.

Como un adelanto, tenemos que Veytia era consultor de seguridad del gobernador de Nuevo León, a quien recomendó a funcionarios con trágico final, como un agente ministerial asesinado a balazos, o controvertidos como el director de la Agencia Estatal de Inteligencia en aquél estado.

Paralelamente el ex fiscal habría financiado la campaña de Hilario Ramírez Villanueva, el famoso Layín que roba poquito, alcalde de San Blas, Nayarit, promocionado por el mismo Veytia como precandidato a la gubernatura de su estado.

Veytia ayudaba a sus amigos políticos. Y seguramente hacían planes a futuro.

Esto nos lleva a otra pregunta:

¿El ex fiscal de Nayarit tenía lazos de amistad o relaciones con sonorenses?

Quizá sí.

Quizá no.

Pero de seguro hay mucho nerviosismo.

 

Compartir

Publicar un nuevo comentario

Ingresa tu comentario
Ingresa tu nombre