Beltrones, el terremoto y la reconstrucción política

José Luis Parra

119

El reciente terremoto en la Ciudad de México y otras regiones del país también estremeció los grotescos cimientos del damnificado sistema político nacional.

Mientras, aquí en su natal Sonora, Manlio Fabio Beltrones vuelve a la carga con su bien articulada convocatoria de acordar un tan urgente como necesario gobierno de coalición.

Ambos eventos conducen a una sola palabra: reconstrucción.

Reconstrucción de los daños provocados por el sismo; reconstrucción del país y con ello el fortalecimiento de las instituciones.

El ex líder nacional del PRI hace un recuento puntual sobre el deterioro de la vida política, lo que va conduciendo a un tobogán de riesgosa ingobernabilidad para el 2018.

No es exagerado considerar a Manlio Fabio como uno de los pocos hombres con visión de estadista en México. Su análisis es profundo y sus conceptos siempre puntuales.

Advierte que el ganador de las próximas presidenciales lo hará con tan reducido margen –apenas un tercio de los votos– que tenderá a gobernar cuesta arriba y sin la fortaleza de los necesarios consensos.

Eso conduciría a un mayor debilitamiento de la gobernabilidad, con los consecuentes daños para los temas de mayor relevancia para el país: economía, seguridad y justicia social.

Pero los partidos se aferran a ganar por ganar y en su aquelarre de ambiciones y coaliciones desdeñan las verdaderas urgencias de la nación y con ello los reclamos ciudadanos.

Beltrones Rivera no descansa. Analiza el presente y visualiza el futuro, de ahí su cabildeo con importantes personajes de la vida política nacional para multiplicar adhesiones.

El de Villa Juárez advierte que se precisa un Poder Ejecutivo bien legitimado, pero con el aval, participación y empuje de todas las fuerzas políticas para que México avance.

El de Villa Juárez entiende que un gobierno de coalición es una efectiva democracia hecha gobierno. Para el 2018 es eso. O la consabida incertidumbre en crecimiento.

Manlio Fabio, créalo usted, más temprano que tarde hará valer su propuesta. Su voz pesa, sus argumentos valen. Y sabe convencer.

Y Sylvana no descansa…

Siempre resulta gratificante la presencia de caras nuevas, de esa juventud con inteligencia y compromiso que mucha falta le hace al quehacer político en Sonora.

La diputada federal Sylvana Beltrones Sánchez sigue mostrando no sólo que tiene arrestos, sino probada capacidad de convocatoria y compromiso social.

A la par de su iniciativa que reformó la Ley General de Salud para el diseño y operación del Registro Nacional de Cáncer, Sylvana mantiene bien puestos su atención y sus pies en Sonora.

Como presidenta de la Fundación Beatriz Beltrones, en apenas dos años ha encabezado los trabajos para atender a 260 mil mujeres sonorenses con estudios gratuitos de Papanicolau y de cáncer de mama.

Se dice fácil, pero se trata de 260 mil madres de familia o mujeres en edad de concebir de 53 municipios del estado atendidas en este importante tema de salud, que es un tema de vida.

La diputada federal, en constante colaboración desde San Lázaro con la gobernadora Claudia Pavlovich, ahora anuncia la apertura de clínicas fijas en Hermosillo, Nogales y Ciudad Obregón.

Tan intensa labor deriva en una aceptación social que a estas alturas ya se traduce en certidumbre: Beltrones Sánchez, sin duda, será la candidata del PRI al Senado de la República.

Cierto que mucho ayuda tener a Manlio Fabio como padre y maestro, pero la propia Sylvana ya tiene alas propias y empieza a volar. Su inteligencia, compromiso y resultados le han hecho crecer.

Lo dicho, la joven legisladora dejo de ser promesa para convertirse en una grata realidad. Su presencia refresca y mejora el quehacer político en Sonora.

 

 

 

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here